¿Qué pasará si los inversores huyen del sector de la bicicleta?

Tristemente, hoy en día, cualquier gran industria, está controlada por grandes grupos inversores.

Poner dinero para recoger más dinero mientras otros trabajan generando dicho dinero.

Esa es la máxima de la mayoría de inversores actuales, sobre todo si se trata de grandes grupo de inversores.

El sector de la bicicleta no es ajeno a este tipo de negocio, y recordemos, que la gran mayoría de fabricantes de bicicletas, componentes y accesorios ciclistas, han sido comprados en los últimos años por grandes grupos inversores.

Esto quiere decir que quienes deciden que, cuando y como hacer cualquier movimiento estratégico en la empresa, al final, está supeditado a lo que los inversores mayoritarios decidan.

Esto grandes grupos inversores, a su vez, se mueven en muchas ocasiones por las pequeñas inversiones de los accionistas, de miles, a veces millones de ellos.

No es la primera vez que un fabricante de bicicletas quiebra por una espantada de accionistas

Cada vez se habla más de falta de liquidez, y el caso más sonado lo tenemos en el mayor fabricante de bicicletas del mundo Giant.

Recientemente, Giant tuvo que pedir a sus proveedores el aplazamiento del pago de algunas de sus últimas facturas.

El motivo, la disminución de las ventas, el sobre stock acumulado y la falta de algunos productos que llegan con retraso a la cadena de montaje.

Pero también los hemos visto con otros fabricantes que incluso cotizan en bolsa.

Por ejemplo, Peloton Inc. ha pasado en los últimos años por infinidad de subidas y bajadas de acciones, algunas incluso han parecido provocadas por los accionista principales de la marca, y han llevado a la marca de la quiebra a las nubes en pocos días.

Así funcionan los negocios hoy en día, da igual si vendes o no vendes, mientras la gente ponga el dinero en tu empresa, esta tendrá más valor. ¿Pero y si no lo ponen?

Es un tema que no ocurre únicamente en la industria de la bicicleta, sino en todos los sectores.

Pero resulta gracioso, que mientras los trabajadores sacan el trabajo adelante y las ventas acompañan, cualquier acontecimiento ajeno a esto, puede hacer que los accionistas huyan despavoridos.

Una rotura de cuadro del último modelo, un escándalo interno, incluso in deportista patrocinado con muchos seguidores en redes sociales. Los casos pueden ser infinitos, pero capaces de hacer caer el más grande.

Con la incertidumbre actual en la industria de la bicicleta, con las ventas cayendo en picado en los últimos meses, y la dichosa inflación con subidas de precios desorbitadas, no sería raro que comenzásemos a ver cada vez más fugas de capital hacia otros sectores diferentes a las dos ruedas.

Al fin y al cabo, lo que busca un inversor es la máxima rentabilidad, o en su defecto, una rentabilidad media «asegurada».

¿Sabías que los grandes fabricantes de bicicletas, componentes y accesorios pertenecen a grandes grupos de inversores?

Navega por la nube de etiquetas o comparte el artículo con más amigos y ciclistas: