¿Qué pasa con esos ciclistas que no devuelven el saludo en la carretera o la montaña?

"Yo llevo como un mes encontrándome a diario al mismo ciclista que nunca me respondió el saludo. Jamás me ofendí por ello, seguí saludándole con mi sonrisa."

6338
Qué-pasa-con-esos-ciclistas-que-no-devuelven-el-saludo-en-la-carretera-o-la-montaña
Peter Sagan saludando a una mano mientras entra en meta en una competición ciclista. ¿Se está perdiendo el saludo ciclista?

Existe una norma ciclista no escrita, o mejor dicho «no oficial», pues se ha dicho y escrito en infinidad de ocasiones, que consiste en saludar a todo el ciclista que te encuentres en la carretera o la montaña.

No hace falta darle la mano, o ponerte ha charlar con él, basta con un «¡ey!, o con levantar un par de dedos del manillar o saludar con la barbilla. (si, se puede saludar con la barbilla, pruébalo).

Pero sobre esta norma, la cual hay que decir que se está perdiendo generación tras generación, existe otra sobre-norma, que ya entra dentro de la educación de cada uno, que es la de devolver el saludo.

Lo lógico es que si alguien te saluda mientras vas montando en bicicleta con un «hola» o un gesto de barbilla (si, sabemos que te has puesto a practicar si se podía saludar solo con la barbilla ;-)), pues lo normal es que le devuelvas el saludo de alguna u otra manera.

Pero como decimos, esta es una sobre-norma, que ya no es ciclista, sino de la educación o el respeto de cada persona.

Aunque hace unos días hemos descubierto una nueva perspectiva, en la que quizás no nos habíamos parado a pensar ya que siempre hemos estado pendientes de que «el saludo ciclista» no se perdiese.

¿Qué hacer si un ciclista no me devuelve el saludo?

Misha Sekulova, una ciclista lleva media vida viviendo en Gran Canaria aunque ahora el viento la ha traído a la península, ha estado un mes saludando a un ciclista en la carretera con el que se cruzaba prácticamente a diario, y que nunca le ha devuelto el saludo.

Bueno, nunca, hasta hace unos días.

Esta actitud la llevó a la conclusión de que quizás había alguna razón por la que no le había devuelto el saludo, una razón que ni ella ni nadie seguramente conoce.

Por eso, la norma ciclista no escrita, establece que debemos saludar a todo ciclista con el que nos crucemos, aunque eso no implique que nos devuelvan el saludo.

Todo dependerá de infinitas cosas, como que le de tiempo a reaccionar antes de que tu mirada deje de verle, o esté ocupado en ese momento con otra cosa, incluidos los pensamientos, o quizás vaya contando las líneas discontinuas de la carretera o los mosquitos y podría perder la cuenta que lleva durante 20 kilómetros en una distracción.

No deberíamos juzgar a nadie por que no haga lo que nosotros esperamos, ya que no significa nada, simplemente que tiene una razón la cual no conocemos.

Pero nada mejor que la propia Misha te cuente su historia.

Puedes seguirla en Facebook o e Instagram desde estos dos enlaces.

«Me gustaría meter el dedo en la herida a los indignados por los saludos no devueltos.

Me explico: cada x tiempo leo posts de ciclistas ofendidos porque otros ciclistas no les saludan, y digo yo, ¿porqué tanto drama?.

A ver si el problema lo tienes tú por tomártelo tan en serio que necesitas contárselo al mundo entero.

Eres la víctima del saludo no respondido y esta noche seguro que no podrás dormir. Ni tu, ni tu familia, ni tus amigos, ya que llevas todo el día comentándolo a cualquiera que ves.

Bueno ahora en serio.

¿Has pensado alguna vez que cada persona tiene sus propias luchas y circunstancias?

¿Cómo sabes que ese ciclista no está pasando una racha de lo que sea y va metido en su mundo?

A lo mejor está luchando contra algo muy fuerte y personal, y no saluda porque ni si quiera se da cuenta de lo que pasa a su alrededor.

¿O sólo cabe en tu mente que no saluda porque se siente ‘pro’?

Y así hay miles de motivos más para no saludar, si va bajando ni esperes que suelte el manillar o gire la cabeza, deja que se centre en lo que hace, u oye… A lo mejor no te saluda porque le caes mal.

Sea la razón que sea, dejémonos de dramas.

Educación, por supuesto. Respeto y compasión por los demás. No todos son ciclistas happy como tú o yo.

Yo llevo como un mes encontrándome a diario al mismo ciclista que nunca me respondió el saludo. Jamás me ofendí por ello, seguí saludándole con mi sonrisa.

Y hoy, me devolvió el saludo. ¡Quizás hoy se encuentra mejor con su propia batalla!.

Pero oigan, si no pueden superar eso de los saludos no devueltos, siempre nos quedará el boe, ¡podéis ponerlo obligatorio y se acabó el problema!.«