Que no te engañen, ir en ciudad en bicicleta no es seguro, y menos en Madrid

La solución no pasa solo por crear carriles bici en condiciones, segregados y protegidos. Hay mucho más que hacer en una gran ciudad para poder desplazarse en bicicleta de forma segura.

508
Que-no-te-enganen-ir-en-ciudad-en-bicicleta-no-es-seguro-y-menos-en-Madrid-paris
Paris ha apostado por la bicicleta en los últimos años. En la imagen, un ciclista circula por uno de los tres carriles de cuatro que tiene la calle para bicicletas o patinetes, y el tráfico motorizado queda relegado a un solo carril, sin importar si hay atascos o no. Si en coche no puedes llegar o llegas antes caminando, en bici o transporte público, las personas dejarán el coche de lado. Sencillo.

Habría que ponerle un nombre, pero Bikewashing o Bicyclewashing haciendo referencia el «Greenwashing», están más relacionados con el lavado de la bicicleta que con intentar hacer creer que circular en bici por la ciudad es la mar de seguro.

Por más publicaciones, comentarios, campañas políticas, publicidades, e incluso anuncios de televisión pagados por empresas automovilísticas, que nos muestren haciendo ver que cada vez nuestras calles son más seguras y los conductores están más concienciados con los ciclistas, es una pura falacia.

Hoy en día, y mientras sigan existiendo el mismo número de coches, motos, y otros vehículos motorizados de gran volumen, y sobre todo no se retire el carnet a todo aquel que no sea «digno» de poseerlo, circular en bicicleta por la ciudad y no ser atropellado es una auténtica lotería.

Ya puedes tener mil ojos y decenas de años de experiencia, que tu integridad y tu vida no depende de eso, sino de terceros con los que compartes el espacio.

Hasta que mas de la mitad de los coches desaparezcan, la solución pasa por carriles bici bien construidos, segregados y protegidos por elementos verticales

No, no se trata de hacer apología del coche, ni de segregar ciclistas frente a vehículos motorizados, ni de asustar a posibles nuevos ciclistas. Se trata de describir la realidad general y no enmascararla con una careta de seguridad.

Qué tú te sientas seguro, que tú puedas ir cómodo entre coches, y hasta lo disfrutes, no quiere decir que no pedalees en continuo riesgo, ni mucho menos que el resto pueda hacerlo igual de bien que nosotros.

Me muevo a diario en bici por la ciudad, Madrid para ser más concreto, desde hace más de 25 años, y no solo esta u otras ciudades de España, también por otras Europeas.

Es cierto que en el norte de Europa se se respeta más a los ciclistas en la carretera, pero aquí hablamos de ciclismo urbano, de ciudades.

En España, no hay día que no coja la bici que no tenga algún encontronazo con un conductor, muchos de ellos con supuestos profesionales del volante. Y cada dos por tres un susto.

Donde más seguro me he visto en bicicleta en en ciudades donde se han creado carriles bici en condiciones, separados del tráfico, y con elementos verticales que evitan que los coches y motos se metan en ellos.

Y mira por donde, en estas ciudades, es donde más personas he visto desplazarse en bicicleta.

«En Madrid hay muchos ciclistas urbanos». Sí, cuatro gatos contados…

Créeme que puedo ir en mi ciudad, Madrid, por cualquier carretera o calle mucho más rápido que los coches, y por el momento sin bicicleta eléctrica.

Digamos que me puedo mover como pez en el agua entre coches por experiencia y habilidad, aunque en los últimos años me he relajado bastante. Será la edad…

Pero no veo a mi madre con muchas ganas de coger la bicicleta e ir al Mercadona a comprar.

Tampoco veo a mis hijos de 12 y 14 años haciendo el trayecto de 3 kilómetros que separa su casa del colegio en bicicleta.

No veo a padres llevar en bicicleta de carga a sus hijos, o ir a hacer la compra.

Qué decir de los trabajadores como carteros, repartidores de paquetería, fruteros, o cualquier otro oficio, ir en bicicleta de carga para realizar sus labores.

Mientras el espacio público esté diseñado y destinado al coche, seguiremos los mismos moviéndonos en bicicleta entre los coches, con algún que otro loco nuevo que va llegando en cuentagotas.

Y no se trata únicamente de crear carriles bici…

¿Cuál es la solución para que más personas puedan utilizar la bicicleta como medio de transporte en las grandes ciudades?

La solución sería quitar al menos la mitad de coches.

Poco a poco se les van poniendo más restricciones, pero en ciudades como Madrid, y a pesar de lo hecho en otras grandes urbes europeas en los últimos tres años, la cosa va muy muy lenta.

Comparándola con otras capitales Europeas, la gran diferencia que hace que allí muchas más personas se muevan en bicicleta, es quitar el espacio al coche para crear vías ciclistas protegidas y segregadas.

Llámalo carriles bici o como quieras, pues en muchos casos, en calles de tres o más carriles, se ha dejado solo uno para los coches y el resto para bicicletas o peatones.

Sí, no hace falta invertir millonadas en infraestructura, basta obligar al coche a ir por el camino más lento y dejar vía libre a bicicletas, patinetes eléctricos o peatones.

Pero la mentalidad Española urbanita, sigue atada al coche, mientras la gran mayoría del resto de Europa, lleva ya varios años ligada a la bicicleta y otros medios sostenibles y mucho más seguros.

Hay matices, como vimos en el artículo de la Dirección General de Tráfico sobre los problemas que supuestamente generan los carriles bici y los carriles bus.

Pero no es solo crear carriles bici, es devolver el espacio público de las calles a los ciudadanos, primero a pie y después a medios que no contaminen, no atropellen (sí una bicicleta o patinete también puede atropellar, pero seamos realistas…), no ocupen tanto, y un sin fin de cosas.

España sigue apostando por el uso del coche privado porque la industria del automóvil y todo lo que la rodea, es quien manda y quien controla los hilos, y también a la sociedad.

Un lavado de cerebro durante décadas que ahora es muy difícil de revertir.

Van soltando pequeñas pildoritas, carriles bici inútiles, normativas como la de Madrid de pintar una bicicleta sobre el asfalto para hacerte ver que tienes el poder pedaleando con tú bicicleta.

Pero la realidad es que moverse en bicicleta entre los coches no es seguro, y nunca lo será (ni tampoco saludable), por mucho que tú o yo lo llevemos haciendo durante décadas y por mucho que otros ciclistas lo digan.