Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Qué no te engañen, en París, con -3º C, también se mueven en bicicleta

No, las bicicletas no son solo para el verano. En ciudades como París, en invierno, los nuevos carriles bici siguen llenos de ciclistas. - @Lelievre_Adrien

Cuando surge la polémica, o más bien excusas, de por qué en una ciudad no se utiliza la bicicleta como medio de transporte, haciendo alusión a el clima, la temperatura o la orografía, todo queda desmontado de alguna manera u otra.

En el caso del clima, y más en concreto de las bajas temperaturas, a día de hoy siguen existiendo personas que piensan que cuando hace menos de 15ºC, ir en bicicleta significa morir congelado.

También se achaca el uso de la bici como medio de transporte a la cultura ciclista o del uso de este gran vehículo de movilidad personal en determinadas regiones.

Pero lo cierto, es que en una gran ciudad, para que el uso de la bicicleta en los desplazamientos urbanos se consolide, tiene más que ver con la infraestructura ciclista y las facilidades para el uso de la bici que con cualquier otro aspecto, y menos el del frío.

París se ha transformado en los últimos tres años, y cada vez se ven más ciclistas en sus calles

No es cuestión de cultura, ni de orografía, ni de clima, sino de cuestiones políticas.

Si no se ha convivido con ello desde pequeño, cambiar a la sociedad para dejar el coche de lado y usar la bicicleta es complicado, pero no imposible.

El caso más reciente es el de la ciudad de París, donde poco a poco pero con mano firme, se han ido eliminando plazas de aparcamiento, carriles de circulación para coches y utilizado el espacio que han dejado libre los motorizados para crear carriles bici y vías ciclistas protegidas y segregadas.

La revolución de la bicicleta en París se debe a una política de retirar coches circulando y aparcados y crear vías ciclistas, entre otras ayudas a los ciclos

Sin este paso, el uso de la bicicleta no triunfará ni aunque tengamos 25 grados en invierno y haga sombra durante todo el verano.

El frío, la lluvia, e incluso la nieve, no son impedimentos para utilizar la bicicleta como medio de transporte.

El tener que circular entre los coches, sí lo es para la gran mayoría de ciudadanos.

Así luce un día de invierno cualquiera en París gracias a los corredores ciclistas, vías y carriles bici que se han creado en los últimos tres años: