¡Qué miedo! Una serpiente sorprende a un ciclista por la espalda

534
Qué-miedo-Una-serpiente-sorprende-a-un-ciclista-por-la-espalda
Seguro que alguna vez te has cruzado en tu ruta en bicicleta con alguno de estos simpáticos animales.

Sí, este puede parecer el típico artículo chorra, pero el que diga que no sentiría miedo si una serpiente decide defenderse saliendo detrás de nosotros mientras vamos en bicicleta, miente. Eso, o es primo cercano de Frank de la Jungla.

Seguramente si eres asiduo a montar en bicicleta de carretera o de montaña en los meses de verano, más de alguna vez te habrás topado con alguna que otra culebra o víbora que estaba tomando el sol justo por donde ibas a pasar con tu bici.

Por suerte, de las trece especies de serpientes que están registradas en España, solo cinco son venenosas.

De esas cinco ninguna de ellas tiene una mordedura mortal, pero si que requieren de tratamiento específico o antídoto.

Al año ocurren una media 130 mordeduras de serpientes venenosas en España, una cifra realmente baja, aunque nunca se sabe…

Lo mejor es dejarlas ir, y si no se mueven, intentar bordearlas por detrás a la máxima distancia posible, tanto para no molestarla, como en el caso de que se asuste, no nos pille desprevenidos.

Este otro ciclista de montaña intenta hacerlo más o menos bien, animando a la serpiente (de cascabel) a apartarse del camino.

Finalmente le lanza una pequeña piedra y esta se pone a la defensiva, con el riesgo que supone si decide atacarnos:

Pero en otros países algo más lejanos, estos escamosos animales son algo más venenosos. Digamos que su mordedura puede ser mortal.

No es el primer vídeo que vemos de ciclistas y serpientes, y seguro que no será el último, pues vivimos en sociedad con el resto de animales.

En esta otra ocasión, la serpiente se enrolló en la rueda de la bicicleta:

El vídeo al que nos referimos en el título de este artículo en cuestión del ciclista «atacado» por la serpiente, ocurrió en Lampang, Tailandia, y la amiga al parecer se trataba de una cobra.

Según la wikipedia:

«Los síntomas pueden incluir dolor agudo, visión borrosa, vértigo, somnolencia y parálisis. El envenenamiento avanza a un colapso cardiovascular, y la víctima cae en un coma. La muerte sigue, debida a la insuficiencia respiratoria.»

Eso si, la cantidad de veneno que debe inyectar a un ser humano para causarle la muerte ha de ser considerable, y sus principales víctimas suelen ser otras pequeñas serpientes.

Si no se sienten amenazadas, no suelen atacar.

Bueno, alguno va a tener pesadillas, sino es esta noche, mañana cuando pase por ese sendero repleto de hierbas altas donde a las víboras les gusta acechar a los ciclistas, sobre todo a los que llevan las piernas depiladas. 😉