¿Qué mi bicicleta es cara?

646
precio de una bicicleta

Probablemente muchas veces has contestado temeroso a la pregunta tan recurrente de: «-Sí, pero ¿cuánto cuesta tu bici?«. Para cualquier no iniciado en el mundo de ciclismo la respuesta que das, por norma general va a ser siempre de sorpresa, incluso de auténtica estupefacción. Reacciones estas que en ocasiones incluso te hacen plantear si la inversión que hemos realizado con tanto esfuerzo ( gran sacrificio para la mayor parte de nosotr@s) no resulta un tanto desmesurada.

No vamos a hablar de lo que supone el ciclismo (en cualquiera de sus disciplinas) para nosotr@s. Es un deporte que se vive y se practica con auténtica pasión y que much@s no limitamos solo al tiempo que estamos dando pedales, lo llevamos más allá. Sobre los beneficios logísticos, económicos y en aspectos de salud tampoco es necesario profundizar, pues son inherentes al uso de la propia bicicleta.

En esta ocasión vamos a limitarnos a las matemáticas, los fríos e impasibles números. Esos que no dan lugar a error. El colectivo ciclista es muy heterogéneo. Diferentes disciplinas, tipos de usuario, de bicicletas etc. Para ello y siendo conscientes de esta heterogeneidad vamos a limitarnos a un ejemplo concreto. Sin pretender establecer un precio medio vamos a tomar como ejemplo una bicicleta (carretera, mtb…) de 1.500 euros.
Hablamos de 250.000 de las antiguas pesetas, una cifra nada desdeñable. Bien, no es nada descabellado pensar (aquí tampoco pretendemos establecer una media) que vamos a disfrutar de esa bicicleta durante 5 años (ya sabemos que hay gente que cada dos temporadas cambia y otros no se deshacen nunca de ellas). Con estos datos y con un simple cálculo podemos establecer que el coste mensual de esa bicicleta durante la vida útil que hemos decidido darle supone un montante de 25 euros al mes. Importe este que fácilmente puede verse reducido pues transcurridos esos 5 años podremos colocar en el mercado la bicicleta y obtener un rendimiento a la hora de venderla de muy fácilmente un 20% sobre su valor original (sin mucho esfuerzo este porcentaje es mayor en el mercado). Hablamos en este caso de una venta 5 años después por 300 euros. Algo muy factible estudiando las condiciones del mercado de segunda mano. En este caso concreto reduciríamos esos 25 euros mensuales a solo 20 durante la vida útil que le hemos dado a nuestra bicicleta.

Sí, somos conscientes de que la bici también genera gasto. Consumibles, mantenimiento, revisiones, posibles averías… Pero esto no aumenta de manera notable y en un cómputo global el importe anteriormente citado.
Sin pretender establecer comparación o ser ventajistas (vale, seámoslo)  y puesto que hemos desglosado la inversión (jamás consideraré haber “gastado” dinero en una bici, sí invertido) de nuestra bicicleta hasta un periodo mensual, vamos a tomar otro ejemplo rápido. Muchos conocemos o convivimos con fumadores en nuestro entorno. Tomando como ejemplo un fumador que consuma una cajetilla diaria de tabaco con un importe de 4,10 euros, obtenemos un gasto de 123 euros mensuales.

123 euros mensuales de un fumador frente a los 25 euros al mes que nos ha supuesto nuestra bicicleta. Quizá este ejemplo es una gran antítesis pero como mucha gente tiende a reducir todo a moneda hemos decidido ejemplificarlo de esta manera. Además  para nosotros nuestra bicicleta no es solo una bicicleta, no es solo algo material, es mucho más. Es nuestra libertad, nuestra pasión, la llave que abre las puertas de aventuras, momentos de intensidad, esfuerzo, satisfacción. Es una experta en dibujarnos sonrisas, la que nos permite compartir grandes momentos acompañados, momentos de soledad… momentos de felicidad. Eso y mucho más es «nuestra» bici.

Los números me han llevado hasta aquí. Ahora puedo afirmar que mi bicicleta no es cara. ¿Lo es la tuya?