Qué mascarillas usar para hacer deporte. Mascaras deportivas ciclistas para montar en bicicleta

29789
Qué-mascarillas-usar-para-hacer-deporte.-Mascaras-deportivas-ciclistas-para-montar-en-bicicleta-running-correr-caminar-deporte
Mascarilla deportiva de Gore Bike contra el frío - Archivo

Las mascarillas faciales para practicar deporte son utilizadas en muchas ciudades del mundo donde la contaminación, el polvo, el polen, e incluso los virus como ahora, son un grave problema para la salud de la gran mayoría de las personas que se montan en bicicleta, hacen running o simplemente las utilizan para pasear por la calle.

Con la llegada del virus Covid-19, las mascarillas para la cara sanitarias se han agotado en tiempo récord, tanto en tiendas físicas como online. Poco a poco se van reponiendo el stock y van apareciendo nuevos modelos de mascarillas, muchas de ellas diseñados específicamente para la práctica deportiva.

Pero hay que diferenciar entre las máscaras deportivas y las mascarillas sanitarias, pues aunque a primera vista algunas puedan parecer muy similares, no tienen las mismas características ni protegen ante las mismos agentes externos.

A fecha de hoy, no sabemos que ley o decreto aprobará el gobierno, que establezca quienes y como deberán llevar mascarillas en la vía pública o en determinados lugares cerrados. Todo apunta a que estaremos con mascarilla hasta que se consiga controlar el número de contagios y aparezca una vacuna.

Si todo sigue su curso, la vacuna podría estar lista a finales del año 2021. Después habrá que esperar a que se pueda fabricar en masa, que llegue a todos los rincones del planeta y pueda ser administrada, cosa que también llevará su tiempo.

Volviendo a las mascarillas para ciclistas o corredores, que es lo que nos atañe y que puedes encontrar en determinadas tiendas de bicicletas, todas las que se vendían hasta ahora como mascarillas deportivas, están pensadas para filtrar agentes como los nombrados, es decir, la contaminación, el polvo o el polen, con grandes diferencias entre unas y otras.

Ejemplos de mascarillas para practicar deporte:

Pero dependiendo del material y de su diseño, también son unas grandes aliadas para frenar virus y bacterias.

Las mascarillas de cara anti-polución al igual que que las sanitarias, pueden ser de varios tipos, debiendo estar siempre homologadas las primeras con la normativa europea UNE-EN149, que establece los siguientes tipos:

Mascarillas deportivas FFP1

Solo protegen de agentes atóxicos y de partículas de polvo que no son dañinas para los pulmones.

Son las más sencillas (aunque no por ello las más baratas) y las menos recomendables en cualquier situación de riesgo.

Son válidas para evitar dentro de la medida la propagación del coronavirus a la hora de toser o estornudar, y también al hablar, pues solemos lanzar gotículas sin darnos cuenta aunque no lo apreciemos a simple vista.

Mascarillas deportivas FFP2

Son las más comunes y las utilizas en muchos hospitales y Equipos de Protección Individual (EPI), pero muy diferentes en su diseño a las usadas para realizar deporte.

Las máscarillas deportivas FFP2 son capaces de filtrar muchos más agentes externos que las FFP1.

Estas pueden protegerte de partículas de polvo dañinas para los pulmones, el humo y aerosoles irritantes, y como las FFP1, son recomendadas para evitar contagios de virus y bacterias al hablar, toser o estornudar.

Mascarillas deportivas FFP3

Logicamente, cuanto mayor sea el grado «FFP» mejor será la protección.

En este caso las mascarillas deportivas FFP3 nos protegen de todo lo anterior, añadiendo a la lista de elementos que son capaces de filtar algunos virus, bacterias y hongos.

Por lo tanto, por capacidad de protección del tejido a la hora de filtrar agentes, las FFP3 son las más recomendables y las usadas en hospitales cuando la enfermedad del paciente así lo requiere o por ejemplo en los quirófanos. Recalcar de nuevo que las mascarillas sanitarias suelen ser de un solo uso, por lo que no tienen nada que ver con las deportivas.

El principal problema de las FFP2 y FFP3 deportivas, es que escasean, por no decir que no existen, debido a su alto precio hay pocos fabricantes que por el momento las han puesto a la venta. Pero todo llegará.

Ejemplos de mascarillas FFP2 y FFP3:

La empresa española Airgo2 fabricaba unas con especificaciones FFP3 para uso deportivo, pero están agotadas desde hace meses.

Llegados a este punto, hay que dejar claro que una mascarilla no es eficiente al 100%, vamos que no estamos a salvo ni de la contaminación ni de los virus, por mucho FPP100 que tuviese, y los motivos son varios.

La polución está compuesta por infinidad de diminutas partículas, las más peligrosas para la salud son las inferiores a un diámetro de 2,5 micras, las famosas PM2,5.

Este tipo de partículas no solo causan graves trastornos respiratorios, sino que ademas son capaces de atravesar los alveolos pulmonares y pueden llegar directamente a nuestra sangre, contaminando cualquier parte de nuestro cuerpo y provocando infinidad de enfermedades, entre las que destacan problemas respiratorios, cáncer de pulmón e infecciones.

Mascarillas con ventilador electrónico

Xiaomi ha popularizado este tipo de mascarillas con filtros y ventilación asistida.

Suelen durar varias horas gracias a la batería eléctrica que traen.

Puedes saber más de ellas en este enlace:

¿Cuándo no es efectiva una mascarilla?

Lo principal a la hora de usar una mascarilla o máscara facial, ya sea antipolución o sanitaria, es su colocación y que esta se adapte a nuestro rostro lo mejor posible, sin dejar ninguna abertura por donde pueda entrar o salir el aire.

Algunas cuentan con una pinza que se coloca en la zona de la nariz para evitar que entre el aire alrededor de esta, al quedar la tela algo despagada por la tensión del material.

Para que sean efectivas deben de cubrir desde la mitad de la nariz hasta debajo de la barbilla.

Por ejemplo, las mascarillas deportivas anticontaminación, según varios estudios, no son efectivas en las personas que tienen barba. Claro está que usarla aunque tengamos barba es mejor que nada, pero el porcentaje de eficacia baja drásticamente.

La gran mayoría que puedes encontrar online ninguna especifica la normativa FFP* con la que se han fabricado, pero eso no quiere decir que no cumplan con la función para las que han sido diseñadas, sino que no han pasado los debidos controles que acreditan sus propiedades.

Si no están certificadas con el logotipo de CE (el cual se puede falsificar también) o tienen la homologación N99 (que filtran el 99% de las partículas), no sirven contra el coronavirus.

También están saliendo multitud de falsificaciones, por lo que hay que andar con ojo. Aunque lo principal de las mascarillas no sanitarias es que protegen a los demás de nosotros, en el caso de que estemos contagiados. Como sabrás, puedes tener el coronavirus sin presentar síntoma ni dolor alguno y contagiar al resto de personas.

Por este motivo, en cuanto nos dejen salir a la calle, todos deberemos llevar mascarilla durante varios meses, para que no propaguemos el virus, no para que no nos contagiemos.

También te recomendamos, que si sales a la calle y vuelves a casa y tienes familia o vives con más personas, por seguridad tomes todas las precauciones indicadas. Mas vale prevenir que curar.

Ejemplos de mascarillas sin homologación FFP*:

Las mascarillas deportivas con válvula de aire además de la tela filtrante, son mucho más eficaces a la hora de protegernos de los agentes externos, con el añadido de que permiten respirar mucho mejor cuando montamos en bicicleta o corremos.

Hay que tener muy en cuenta que hacer deporte con mascarilla, supone que la capacidad exhalar, y sobre todo de inhalar, se ven mermadas. Las mascarillas con un válvula favorece la respiración.

El problema, es que la gran mayoría de máscaras con válvula de aire no protege al resto, es decir, dejan salir las gotículas causantes de los contagios por virus y bacterias.

Si te fijas, muchos médicos utilizan una máscarilla quirúrgica, encima se ponen una FFP2 o FFP3 con válvula de aire.

En algunos hospitales no dejan pasar a nadie que lleve mascarillas con válvula.

¿Se pueden lavar las mascarillas deportivas?

La gran mayoría suelen ser lavables, pero su uso es limitado, rondando las 140 horas o los 6 meses, dependiendo de la intensidad con que las usemos y del modelo.

Las mascarillas sanitarias suelen ser o de un uso o de varios, pero en ningún caso tienen la misma duración que las deportivas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) solo establece como homologadas (N95) las mascarillas sanitarias FFP2 y FFP3

¿Se puede montar en bicicleta con mascarilla?

Habiendo utilizado algún modelo de mascarilla anti-polución para ciclistas que puedes encontrar en esta lista, la verdad es que agobian bastante.

Cuando subes el ritmo o te encuentras con alguna pendiente ascendente en la que comienzan a subir las pulsaciones y la respiración se acentúa, lógicamente notas que te falta algo de aire, pues a este le cuesta pasar por el tejido.

Utilizando mascarillas con filtro de aire o filtro de Carbón Activado, las cuales incluso puedes encontrarlas con dos filtros como es el caso de este modelo, facilitan bastante la respiración. Pero aún así notarás que no es lo mismo que sin ella.

Ahora que se supone que va a llegar el buen tiempo y el calor, realizar grandes rutas en bicicleta con la mascarilla puede ser realmente agobiante, incluso si vas con una ebike o bicicleta eléctrica.

Con bicicleta de carretera si no es para subir un puerto y te va dando el aire constantemente, puedes «salvarte». En mountain bike, en cuanto venga un repecho notaremos la falta de aire.

Estás no están pensadas para largas tiradas de kilómetros, sino para desplazamientos urbanos, repartidores con bicicletas de carga, o normalmente, para personas que van a diario a trabajar o se desplazan por la ciudad en bici.

Las mascarillas sanitarias no están diseñadas para realizar deporte con ellas.

Ejemplos de mascarillas sanitarias:

¿Sirve una braga o un Buff como mascarilla?

No. Este no cuenta con los filtros necesarios y en muchas ocasiones suelen ser tan finos que dejan pasar las gotículas cuando tosemos o estornudamos.

El Ministerio de Sanidad estableció una serie de normas para todos aquellos que pudiesen fabricarse una mascarilla o para las empresas que tuviesen la posibilidad de hacerlo.

Los materiales deben tener capacidad filtrante, como el Tejido no Tejido (TNT: textile non-tissé) convencional de 50-60 g/m2 o espesor de 0,3 -0,5 mm.

Aunque como siempre, mejor una braga, un pañuelo o una camiseta doblada que nada.

ACTUALIZAREMOS EL ARTÍCULO CUANDO CONOZCAMOS LA NUEVA NORMATIVA SANITARIA QUE ESTÁ POR DECRETARSE.