¿Qué hemos sacado en claro de la cacería de ciclistas en Madrid?

512
Esto-ya-es-de-risa.-Permitido-cazar-en-grupo-durante-el-Estado-de-Alarma-en-toda-Castilla-y-León
La caza permitida en toda Castilla y León durante el Estado de Alarma - Archivo.

En iberobike.com no nos hemos querido hacer eco en un principio de el pequeño gran escándalo que se desató la pasada semana, cuando el alcalde de una localidad madrileña terminó imponiendo «su ley» junto a sus amigos los cazadores, y echaron abajo la última prueba ciclista de mountain bike del Circuito Scott 7 Estrellas.

Personalmente se de sobra que hay muchos ciclistas que también son cazadores, o tienen amigos y familiares cercanos que cazan, y viceversa.

Últimamente no parecía que hubiesen muchos problemas entre ciclistas y cazadores, al menos que saliesen a la luz pública, pero «haberlos, haylos«.

Donde resido ahora, los cazadores salen dos días a la semana al monte a pegar tiros, los cuales escucho desde la ventana de mi casa a lo lejos. Cazan en los montes por los que paso con la bicicleta también cada semana, solo que evito que coincidan mis salidas con sus tiros.

Un domingo me propuse, o más bien me atreví, a ir por dichos senderos (manda narices que el día que más gente hay en el campo se permita cazar).

Por el camino, una vuelta circular de unos 25 km, me cruce con tres cazadores, aunque en las colinas cercanas aprecié unos cuantos más.

Con los que me crucé, escopeta al hombro, di los buenos días sin parar, me respondieron igualmente, y continué mi camino mientras escuchaba algunas detonaciones cercanas. No, no me estaban disparando, pero cerca de allí a algo estaban tirando.

Digo «algo», porque aquello está más pelado que mi cabeza, y cuando no es día de caza y paso, apenas veo tres pájaros, y con suerte, algún día asoma una perdiz.

Eso si, no he vuelto y no creo que vuelva a ir un día de caza por allí, más que nada por que no me fio.

Moraleja, no son los cazadores, son los retrasados mentales con escopetas y encima metidos a político

Como en todos los gremios o grupos sociales, tiene que haber de todo, y que seas cazador no quiere decir que seas un cacique o un caza ciclistas, al igual que, que seas ciclista, no quiere decir que respetes el medio ambiente y otras cosas peores.

Y aunque matar animales por diversión nunca lo veré bien, nos guste o no, por el momento nos tocará seguir lidiando con ellos en el monte, al menos hasta que alguien decida actualizar las leyes arcaicas que regulan el tema.

Lo del alcalde de Navas del Rey, pues es el ejemplo claro de cuñao de libro metido a político. Que alguien con un cargo público le diga a un organizador de una prueba ciclista lo siguiente, es cuanto menos para estar despedido automáticamente y denunciado:

«Por mis cojones no vais a pasar por mi pueblo y para eso he convocado a la sociedad de cazadores para que cierren todas las fincas por donde pasa la prueba. Habrá 70 cazadores armados dispuestos a hacer lo que haga falta como a alguno de los corredores se les ocurra pasar

Contra este tipo de personos, si con «o», lo mejor es darles la razón y estar lo más lejos posible de ellos, cosa que fue lo que hizo el organizador por temor a que pasase algo grave durante el evento.

Cazadores, ciclistas, senderistas, animales, etcétera, todos disfrutamos de la montaña, algunos con más derechos que otros, y entre nosotros estamos obligados a entendernos, ya que si tuviésemos que regirnos por las leyes y quienes las aplican, como este supuesto alcalde, estaríamos a tiros y pedradas todo el día.

Todas las prohibiciones que venimos sufriendo los ciclistas de montaña en los últimos tiempos, la gran mayoría para no pillarme los dedos, vienen dictadas por caciques como este, ecologetas de sofá y domingueros metidos a políticos. Entre ellos redactan las leyes sin escuchar ni tener en cuenta a todos los colectivos y a la propia naturaleza, así nos llevamos a las manos a la cabeza con leyes absurdas echas para los amigotes.

España va bien decían, y es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde.