Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Preguntas sin respuestas a la DGT #2: ¿Por qué se permiten estos carriles bici?

En calles donde no se puede segregar con seguridad a los ciclistas, los carriles bici como el de la imagen no deberían estar permitidos. Los coches, y como vemos, hasta autobuses, pasan a gran velocidad y sin la distancia mínima de seguridad. Los hay peores, igual que este pero con coches aparcados a la derecha, por lo que la encerrona es aún más peligrosa. La DGT ni pincha ni corta, pues cada ayuntamiento hace lo que le viene en gana con los diseños.

El tema de los carriles bici sin sentido, peligrosos y creados simplemente para cobrar subvenciones millonarias de Europa no es nuevo, pero la DGT sigue mirando para otro lado.

La bicicleta, guste o no guste, es un vehículo más, y sí, puede circular por la carretera o la calzada, y también por dichos carriles bici.

Como ya se ha comentado en más de una ocasión, la mayoría de carriles bici de España son inútiles, de ahí que casi nadie se plantee cambiar el coche o la moto por la bicicleta para sus desplazamientos urbanos.

Nos los tienen bien cogidos, pero como sociedad adormecida, ya nos da igual todo, vamos a morir igual…

Cada ayuntamiento de España, se inventa su propio diseño de carril bici, sus propias señales y su propia normativa

Es de sentido común, y también de fácil solución, si la Dirección General de Tráfico moviese un dedo y crease una normativa de circulación nacional de VMP, tanto parar el uso de las bicicletas en entornos urbanos, como para el diseño de los carriles bici.

En este artículo te contamos como si en tu desplazamiento urbano pasas por diferente pueblos o localidades, has de tener mucho cuidado, ya que la normativa de circulación de bicicletas o patinetes de un ayuntamiento a otro, cambia completamente:

Si tu ayuntamiento establece que puedes y debes ir por el centro del carril cuando pedalees, como ocurre en Madrid centro, basta que salgas un par de kilómetros a Coslada, por poner un ejemplo, y debas de ir pegado a la derecha, haya coches aparcados o no.

Pues lo mismo pasa con los diseños de los carriles bici que estos iluminados que no van a coger la bicicleta en su vida, diseñan y crean en todos los rincones de España.

Y no, no hace falta ni tan si quiera hacer obra, ni segregar, ni apartar a las bicicletas de circulación.

¿Quién tiene la culpa de un atropello o accidente en un carril bici mal construido?

Basta dividir en dos la calzada con una línea blanca, y las bicicletas por la derecha y los coches por la izquierda, ahora, a mucha más velocidad.

La DGT ni hace ni controla, vamos, que les da igual que un vehículo como la bicicleta y sus ocupantes, los ciclistas, tengan que jugarse la vida obligatoriamente con diseños de carriles bici que no cumplen ni una sola normativa de seguridad.

Qué la DGT permita que ayuntamientos creen a sus anchas carriles bici peligrosos, sobre todo en la calzada junto a los vehículos motorizados, no tiene ningún sentido.

Es más, me atrevería a decir, que su inacción sobre el tema, no les exime de la responsabilidad en caso de que ocurra una tragedia en estas vías ciclistas como las de la imagen de portada.

La DGT seguirá con los brazos cruzados y sus dirigentes chupando del bote.