¿Porqué cambiar de bicicleta cada año?

513
Pillado con las manos en la masa vendiendo en Wallapop una bicicleta robada
Archivo - A este ciclista le robaron su querida bicicleta cuando la tenía a buen recaudo candada dentro de un garaje privado.

«Qué la rueda no deje de girar» sería la frase que podría definir a la propia industria de la bicicleta en el mundo entero. Si esta se para, se cae, como lo haríamos cualquier de los mortales…

Y es que queremos siempre estar a la última moda, tener el último modelo de teléfono, de gafas, de zapatillas, de coche, y como no, de bicicleta.

Cada año las marcas «renuevan» su catálogo, básicamente cambiando los colores del cuadro y poniendo medio grado más en el tubo de dirección o unos milímetros menos aquí y allá.

Aunque en lo que muchos se fijan no es en estos números, que al final no van a ninguna parte, pues ya están llevados tan al extremo que poco cambio significativo se puede hacer.

Pero si que nos fijamos en los componentes o el montaje de los nuevos modelos, sobre todo en suspensiones, frenos y cambios.

Es aquí donde existe también una batalla titánica de las marcas por llevarse de la mano al cliente dudoso.

¿Cada cuantos años hay que cambiar de bicicleta?

Pues las variables son varias, incluso infinitas, ya que cada ciclista es un mundo.

Pero hay razones de peso a la hora de cambiar una bicicleta, incluso por la del modelo del año siguiente al que solo le han modificado la pintura.

Una es el desgaste, que como todo «buen producto», a los pocos kilómetros ya está quejándose cuando no rompiéndose para que nos gastemos el dinero en el recambio de turno.

Lo primero en desgastarse suelen ser pastillas de freno, cadena, piñones y plato, partes debiles de las suspensiones o los rodamientos en general, sobre todo los de los cuadros de bicicletas de doble suspensión.

Es por esto que muchos ciclistas, sobre todo en mountain bike, optan por vender la bicicleta de segunda mano, poner un poco de dinero y comprar la bicicleta último modelo. Básicamente, estrenar bici nueva todos los años sin desembolsar el precio total de la misma.

Para el próximo año, el tema de comprar una bicicleta nueva está algo complicado, sobre todo si es eléctrica, aunque vender una de segunda mano prácticamente nueva en teoría debería ser más sencillo.

El tema de cambiar de bicicleta, si estamos a gusto con la nuestra, basta que mantengamos las revisiones y los cambios de piezas básicos al día para que nos dure «toda una vída», pero como comentaba antes, cada vez hacen las piezas más débiles y ligeras, y a los pocos miles de kilómetros no queda otra que sustituirlas.

Este «sobrecoste» es el que muchos evitan, cambiando directamente a una bicicleta nueva tras vender la usada.

¿Y tú cada cuanto tiempo cambias de bici?