¿Pondrías un guardabarros a tú bicicleta de carretera?

¿Eres de los que prefiere funcionalidad o estética en tú bicicleta o vestimenta ciclista?

De todos es conocida la importancia actual de la apariencia en el ciclismo, sea cual sea la disciplina o el tipo de bicicleta que utilicemos.

Ya no solo la fiebre de tener el último modelo de bici o componente, también en la forma de vestir, y en muchos casos hasta la forma de pedalear.

Aunque la teoría no debería estar reñida con la práctica, en este caso la apariencia con la funcionalidad, en muchos casos, por no romper esa «apariencia» ser termina por no ir lo más cómodo y práctico posible sobre la bicicleta.

Y es aquí donde entran los famosos guardabarros.

Como ya vimos en este artículo, hay ciclistas profesional quienes prefieren mantener sus pies, piernas y trasero secos en los días más lluviosos, colocando unos enormes guardabarros, tanto en la rueda delantera como en la trasera.

Los guardabarros de las bicicletas evitan que las cubiertas lancen agua hacía arriba y nos mojemos más de la cuenta

No importa si la bicicleta es de carretera es incluso Aero, la cuestión es no mojarse innecesariamente.

Los hemos visto incluso fabricados con botellas de plástico vacías y cortadas por la mitad.

Con un par de bridas, ya tenemos un práctico guardabarros de emergencia.

Pero la realidad, es que además de que los día de lluvia son pocos los ciclistas que se atreven a salir a la carretera o circular por la ciudad en bicicleta, los que lo hacen, por norma general, no suelen llevar guardabarros, al menos en las bicicletas de carretera.

Pero como podemos ver, por poder, se pueden colocar en cualquier bici sin problema alguno.

¿Si en tu zona lloviese más de la cuenta, pondrías guardabarros en la bicicleta de carretera para no mojarte tanto?

Navega por la nube de etiquetas o comparte el artículo con más amigos y ciclistas: