¿Pero qué broma es esta? Madrid Ciclista felicita al Ayuntamiento de Madrid por no hacer nada

5548
¿Pero qué broma es esta? Madrid Ciclista felicita al Ayuntamiento de Madrid por no hacer nada
Ciclista urbano en un semáforo de Madrid

No es la primera vez y no será la última, pues escribir tales afirmaciones y enviar un email masivo a los medios de comunicación a la espera de que alguno lo publique, lo puede hacer cualquiera en menos de cinco minutos, y sin tener que ser experto en la materia.

Hace unos días ya denunciaba públicamente, que la Asociación Madrid Ciclista pedía al Ayuntamiento de Madrid que no crease ningún tipo de carril bici, ni provisional ni permanente, para facilitar el uso de la bicicleta en la capital durante la «desescalada».

Pero la guasa no llegaba solo a pedir no hacer nada, sino que pedían públicamente y con descaro, el cierre de los carriles bici de la capital que ya están hechos, mal, pero hechos.

Esta «asociación», que huele a todo menos bien, siguen erre que erre intentando que cada vez haya menos personas que se decidan a utilizar la bicicleta como medio de transporte en Madrid

Ellos, amantes de tragar humo a bocanadas de los tubos de escape, de discutir cada día con decenas de conductores que les pasan rozando o les increpan pitando incesantemente, y de moverse entre los peligrosos coches, les da igual que el resto no nos atrevamos a tirarnos a la jungla del asfalto, mientras los cuatro gatos de siempre puedan seguir haciéndolo.

No sé, pero entre este tipo de asociaciones de supuestos ciclista que no quieren que la bicicleta se imponga como medio de transporte y las que quieren que el coche siga siendo el rey del asfalto incluso dentro de las grandes ciudades, me , me, me, no sé…

Quizás sería más eficiente echar un trago de lejía, dicen que va bien…

Estos señores siguen pensando que cualquier persona, desde niños a ancianos, pasando por adultos que nunca han cogido una bicicleta más que para dar una vuelta una vez al año por el pueblo, se van a echar a la carretera y van a hacer que los coches desaparezcan por arte de magia.

Y como ejemplo, un vídeo, de los muchos que utilizan para «demostrar» que sí se puede si se quiere.

Vuelvo a lo mismo, no sé si llorar, reír, o echarme el famoso trago a ver si se me pasa:

Eso que has visto es un niño acompañado por un adulto (más el que graba para demostrar lo seguro de la situación entre taxistas y autobuses «de juguete»), bajando en bicicleta por la calle Gran Vía e incorporándose a la Calle Alcalá, dos de las arterías principales de la capital.

Según esta asociación y la mayoría de los llamados «calzadistas«, así es como deberían ser las ciudades del futuro, donde los coches sigan campando a sus anchas, y los ciclistas nos mezclemos con el tráfico felizmente, incluidos niños. Un mundo maravilloso.

Y lo ven normal, y se lo creen, y lo promulgan

Como con la política, a veces pienso que en algún momento de la evolución, y en concreto la poca evolución que hayamos podido tener en los últimos 20 años, algo ha tenido que ocurrir.

O nos han rociado desde el cielo con algún experimento social bioquímico, o nos han echado droja en el colacado, o ya éramos así pero las redes sociales solo han hecho más que mostrar la propia realidad…

Y no les vamos a quitar razón en que los actuales carriles bici de España, su gran mayoría, no están diseñados para guardar las distancias de seguridad frente a una pandemia, ni que no son seguros por su nefasto diseño basado en recaudar votos.

Pero si no se realizan cambios reales, aunque sean provisionales, seguiremos igual que antes, es decir, muriendo poco a poco, atascados, estresados y atrasados socialmente.

Ahora no podemos por la situación actual de pandemia, pero un vuelo a Amsterdam, a Berlín, a Estocolmo (por ponerte tres ejemplos), costaba algo más de 20€, y se podía ir y venir en el mismo día para ver de primera mano como lo hacen otros países, donde el coche lleva años relegado para la necesidad y no para el capricho, y las carreteras de sus ciudades se han convertido en vías ciclistas o zonas peatonales.

Y nadie protesta ni está en contra, por que sencillamente, se vive mejor.

Por eso llevamos semanas pidiendo que se realicen las acciones necesarias para garantizar ese distanciamiento, tanto en ciclistas como en peatones.

Distanciamiento que la gran mayoría de ciudades del mundo están realizando a marchas forzadas: ensanchamiento de aceras, creando corredores ciclistas en la periferia y las grandes arterias dentro de la ciudad, fomentando el uso de la bicicleta en los medios, reduciendo la velocidad de los coches, quitando zonas de aparcamiento innecesarias, etc.

Estos no requieren de una gran inversión, solo de querer ayudar a los ciudadanos y mejorar su forma de vida, cosa que el Ayuntamiento de Madrid, ha quedado plasmado que no está por la labor, por mucho que se intente engañar a la ciudadanía con publicaciones como la de Madrid Ciclista.

El boom que se ha visto estos días anteriores no ha sido solo por las ganas de salir y respirar aire fresco después de estar encerrados tantos días.

Este auge ha venido de la mano de que el 90% de los coches privados estaban parados, ocupando, pero parados, y esto ha facilitado que muchos se atreviesen a circular por sus calles en bicicleta.

Incluso muchos que acostumbran a desplazarse en bici, o que suelen entrenar por la periferia en bicicleta de carretera o bicicleta de montaña, estos días lo han hecho por el centro de la ciudad por el gusto que daba ir sin tanto coche y con el aire medianamente limpio.

Para ejemplo un botón, donde aparecen las mismas vías que en el otro vídeo, pero un día sin coches:

En cuanto los coches vuelvan a la calles de Madrid, estas seguirán como antes, con los socios de honor de la Asociación Madrid Ciclista moviéndose entre pitos, humos y atascos de todos los rincones de la ciudad.

Ahora, te animamos a seguirnos en nuestra cuenta de Twitter (haz click aquí), donde los señores calzadistas, cada vez que publicamos algo a favor de los carriles bici, sean del tipo que sean, «nos salen por todas las partes«.

A veces las conversaciones son graciosas, sobre todo por la cantidad de «trolls» que nos invaden.

Una cosa es tener opinión o querer seguir anclado en una sociedad que va en picado hacia la nada de la mano del coche, y otra intentar a dinamitar a los que pedimos cambios para mejorar la situación actual, que como todos sabemos (ya no solo por la contaminación, el ruido, los atropellos, y un largo etcétera), es realmente crítica.

Por cierto, el comunicado en cuestión de Madrid «Ciclista».