París Roubaix 2017 en el infierno hay adoquines

211

Es la semana grande de los monumentos de adoquines, la resaca del intensísimo Tour de Flandes deja paso a la llegada del infierno del norte, llega la París Roubaix. Una carrera para especialistas, corredores de una casta especial, pero también una prueba en la que como hemos podido comprobar en el pasado Tour de Flandes no solo vale estar fuerte y saber desenvolverse entre los adoquines. Además hay que ser un gran estratega y no lo neguemos, la suerte ha de estar de tu lado.

:: La carrera: 257 kilómetros, 55 kilómetros de adoquines

Si a cualquier aficionado nos preguntaran por un dato para definir la dureza de una prueba probablemente consultaríamos el desnivel positivo de la misma. Olvídate, la París Roubaix es llana, muy llana, pese a ello es una de las pruebas más duras del calendario, quizá la clásica que más maltrata a los corredores. A diferencia de Flandes, donde los corredores afrontan los famosos “bergs” o muros con un desnivel final considerable, en este caso los corredores se enfrentarán a tramos llanos de un casi impracticable adoquín donde es muy incómodo rodar en coche, donde es incómodo rodar en moto, donde cuesta mucho rodar con una bicicleta de montaña y donde es muy complejo rodar sobre una rígida bicicleta de carretera.

La distancia en consonancia con lo que nos acostumbran muchas clásicas de un día, pero con 55 kilómetros de piedras algunos de ellos que pueden suponer toda una lotería en el devenir de la prueba. Una más que previsible escapada “consentida” hasta los kilómetros finales que puede ser la buena pero siempre con zonas clave por ubicación y su dureza como son los tramos de Arenberg, Mons-en-Pévèle y más cercano a meta el Carrefour de L´Arbre.

:: Favoritos

Si algo ha quedado latente tras el Tour de Flandes es que hay muchos condicionantes que pueden hacer que el resultado final varíe. Así en Flandes vimos como un demarraje en el Oude Kwaremont, tramo de poco más de dos kilómetros terminó de romper la carrera seleccionándola al máximo. La arriesgada apuesta de Gilbert tuvo la mejor de las recompensas posibles. En un gesto de ciclismo épico movió ficha a 55 kilómetros de meta lo que le permitió entrar en la meta de Oudenaarde levantando su bici en brazos. Gran demostración la del campeón belga pero no olvidemos que Boonen tuvo avería mecánica en uno de los muros y que en el Paterberg Sagan se fue al suelo llevándose con él a Nielsen y Van Avermaet. Muchos condicionantes y por suerte parece que esta vez la lluvia no será uno de ellos pues se espera un día favorable en lo que a meteorología se refiere durante la disputa de la prueba.

Boonen, cuatro veces ganador de la prueba, afronta su última participación con el único objetivo de la victoria, para ello contará con una potente y experimentada escuadra especialista en este tipo de carreras. Pese a la exhibición del pasado domingo, Philippe Gilbert no participará. El campeón belga se encuentra en pleno descanso para tener el máximo rendimiento de cara a las clásicas de Las Ardenas. Sagan y Van Avermaet intentarán resarcirse de lo ocurrido en Flandes y es que pese a que el belga fue finalmente segundo ambos intentarán luchar al máximo por levantar los brazos en el velódromo de Roubaix. A estos a priori tres grandes favoritos hay que añadir a gente con muchas opciones como Ian Stannard, Niki Terpstra, Zdenek Stybar, Alexander Kristoff o John Degenkolb entre otros. Además hay que recordar que en el infierno del norte puede pasar de todo. Quizá  ninguno de los anterioremente nombrados sea el ganador final de la prueba. La París Roubaix en los últimos años nos ha dado sorpresas como la épica victoria de Van Summeren  en 2011 o la merecida de la pasada edición de Matthew Hayman

:: Las bicicletas de la París-Roubaix

Una prueba tan especial necesita bicicletas con características y/o detalles técnicos muy especiales. Así las curiosidades que podemos encontrar en las bicicletas del infierno del norte no son pocas. Bicicletas de ciclocross adaptadas, frenos cantilever, tubulares de 28 mm, ruedas de radiado convencional, sillines y portabidones específicos, doble encintado de manillar, colocación de pulsadores de cambios adicionales además de los existentes en las manetas, guiacadenas o incluso sustitición de manillares y potencias fabricados en carbono para ser sustituidos por otros de aluminio con el fin de evitar fracturas. Para entenderlo nada mejor y más gráfico que las declaraciones que de Rooy hizo al terminar una edición

“Es una mierda, esta carrera es una mierda, estás sufriendo todo el día como un animal, no tienes tiempo ni para mear, te lo haces encima. Pedaleas sobre el barro, es un mierda… debes limpiarte si no quieres perder la cabeza”.

Tras estas declaraciones le formularon la siguiente cuestión “¿Volverás el año que viene? “¡Por supuesto (contestó De Rooy) es la carrera más bonita del mundo!”  La parte técnica, mecánica y por que no decirlo tecnológica jugará un papel importante en la carrera.

:: Donde seguir la prueba en TV

Eurosport llevará a cabo un despliegue para la prueba que nos permitirá seguir la carrera desde las 11 de la mañana tanto en su primer canal como a través de su sistema online de plataformas Eurosport Player.