¿Para qué sirve la DGT? No conocer la ley no es solo culpa tuya…

Señores de la DGT, todo conductor debería conocer una a una todas las leyes, señales de tráfico y situaciones en la carretera para evitar esos accidentes que tanto alardean de intentar evitar.

92
Para-que-sirve-la-DGT-No-conocer-la-normativa-de-ciruclacion-no-es-solo-culpa-tuya
Primero te atropellan, y luego comprueban si conoces o no la normativa y te la explican con una sanción. La Dirección General de Tráfico debería estar obligada a informar uno a uno a cada conductor de la Ley de Trafico y sus cambios.

¿De que sirven las leyes, las señales, las licencias, las normas, si no se conocen, ni se hacen cumplir, ni se sancionan?

Centrándonos en España, da la sensación de que vivimos en un país sin ley ni orden alguno.

Hablar de política es perder el tiempo, ya quedan pocos políticos que trabajen por mejorar algo, y los que quedan o son silenciados o ridiculizados, por lo que poco harán ante una opinión publica manipulada desde incluso antes de aprender a caminar.

¿De que sirve actualizar la normativa si no se obliga a aprendérsela a los conductores?

Recientemente veíamos como la Ley de Tráfico y Seguridad Vial era actualizada por la Dirección General de Tráfico.

En algunos de los puntos actualizados de esta nueva normativa se establecen cosas como los adelantamientos a ciclistas, las velocidades máximas y otros detalles que todo conductor realiza a diario al volante.

Si le pregunto a un amigo, a un familiar o al vecino si sabe como ha de adelantar a un ciclista en poblado cuando la carretera tiene dos o más carriles por sentido, la respuesta es siempre incorrecta.

Y no, el ciudadano de a pie no tienen la culpa ni tampoco la obligación de saber la normativa, y menos si ha cambiado y ni si quiera saben que ha cambiado.

La ignorancia no exime del cumplimiento de la ley, FALSO

Es la DGT, la Dirección General de Tráfico, quien cada vez que actualiza sus textos, debería comunicar uno a uno a cada poseedor de carnet conducir o licencia, qué es lo que ha cambiado en nuestras carreteras.

Desde una simple rotonda holandesa, una señal de prohibido tocar el pito o claxon o que significa la pintura azul sobre el asfalto.

¿Para que sirve la Dirección General de Tráfico, qué es lo que hacen, a qué se dedican?

Para la DGT, la Policía o los propios jueces, es muy sencillo decir que la culpa es tuya porque no te has enterado o preocupado de enterarte sobre la nueva ley o norma de circulación.

Y yo digo, una pera como olla.

Si buscas en google «¿Cuál es la función de la DGT?«, la propia Dirección General de Tráfico nos responde:

«La misión de la DGT es satisfacer las necesidades de los ciudadanos disminuyendo el número de víctimas y de accidentes de tráfico, garantizar la movilidad mediante una gestión adecuada del tráfico y facilitar las gestiones de trámites asociados con la circulación de tráfico.»

Lo dicho, ¡un pepino como un molino!.

Si quieres garantizar la movilidad y disminuir las victimas y accidentes de tráfico, lo primero que debes de hacer y deberías de estar obligado, es informar uno a uno a todos los conductores con carnet cuales son las normas.

Cada cambio, por mínimo que sea como he dicho antes, debe de ser comunicado personalmente a cada conductor.

Según la DGT, los jueces o la Policía, no conocer la norma no te exime de cumplirla. Vale.

¿Pero porque tenemos que sufrir el resto las consecuencias de el no querer hacer las cosas como es debido?

Si un conductor no sabe que tiene que cambiar de carril por completo al adelantar un ciclista cuando haya dos o más carriles de circulación por sentido, y este termina por atropellar al ciclista, ¿de quien es gran parte de la culpa?. Ya te lo digo yo, de la Dirección General de Tráfico.

Primero cometo la imprudencia o te atropello, y luego ya, si eso, me informan de que lo que yo pensaba que era lo correcto al volante, no era tan correcto

Lo mismo ocurre con las fuerzas del orden, sea cual sea.

Si un conductor va a 50 km/h en una calle limitada a 30 y pasa por delante de la Policía y esta no hace nada. O se pasa un semáforo en ámbar acelerando y tampoco, o no para en un paso de peatones, o hace mal un ceda el paso, o cualquier imprudencia que vemos a diario a cada minuto en nuestras carreteras y la policía pasa de largo. ¿De quién es la culpa?

Si hay una ley y no se cumple sistemáticamente ¿Por qué no se hace nada?.

Y luego llegan los jueces. Las leyes, tan estrictas y poco dadas a equivocaciones, siempre terminan con multas o penas de risa. Quien tienen dinero, paga, y vuelve a la carretera como si nada, incluso sin puntos en el carnet de conducir como ha ocurrido en más de una ocasión.

Lo hemos repetido en decenas de ocasiones, estamos en el año 2022, hace 53 años que llegamos a la luna, Internet funciona desde 1983, el primer SMS se envió en 1992 (hace 30 años), todo el mundo tiene correo electrónico, teléfono móvil, Whats App y hasta Tiktok.

¿Qué narices pasa? ¿Tanto cuesta informar personalmente a cada conductor de cuales son las normas de circulación, sus respectivos cambios y demás aspectos importantes para evitar esos accidentes que tanto alardea la DGT?

Coger la bici por cualquier carretera, el patinete, el coche o pasear por cualquier calle, la única sensación que da es que vivimos en un mundo sin ley ni orden, donde muy pocos respetan la normativa, y la gran mayoría, que es de lo que trata todo esto, la desconoce.

Por no saber, no sabemos ni abrir la puerta del coche.

La otra sensación, es que nadie de los que deben hace nada, y la tendencia de los ciudadanos, por si solos sin ley ni orden, es la de asalvajarse aún más…

Y la culpa, sí, es por un lado de los señores de la DGT, por otro de la pasividad de las fuerzas del orden, y por el otro de la ineficacia de la justicia.