¿Para qué se ocultan los cables en las potencias y direcciones de las bicicletas?

Ya ha soluciones para ocultar todos los cables de las bicicletas, incluso de frenos inalámbricos.

2244
¿Para qué se ocultan los cables en las potencias y direcciones de las bicicletas?
¿Ocultar los cables de las bicicletas a cualquier precio? El ahorro aerodinámico es inapreciable, pero la estética manda por encima de la funcionalidad.

Tras el cableado interno en los cuadros, llegó la moda ocultar por completo los cables desde la misma maneta hasta su otro extremo a través de la potencia o la dirección de la bicicleta.

Primero fueron las bicicletas de carretera, por eso de la aerodinámica, pero ya son muchas las bicicletas de montaña y eléctricas en las que no se ve ni un simple cable.

Pese a que muchos grupos ya son electrónicos y Wireless o WIFI (sin cables), siguen existiendo componentes de la bicicleta que necesitan tener cables.

Este es el caso de los frenos, tanto los tradicionales de zapata, con su funda o camisa y cable metálico interno, como los de disco hidráulicos.

Y es que en teoría, aunque también se podrían eliminar los cables en los frenos, nadie quiere confiar alto tan delicado como la frenada a un sistema inalámbrico.

Ya existen prototipos de frenos inalámbricos, pero aún queda para verlos en marcas como Shimano o SRAM.

Otras soluciones, como los frenos Magura MCi, ocultan los cables de la vista por dentro del manillar.

Ventajas y desventajas de tener cableado interno y oculto en las bicicletas

Para gustos colores. Con opiniones de todo tipo sobre si cables ocultos o al a vista, hay ciertos aspectos que caen por su propio peso y se laejan de la opinión personal que pueda tener cada ciclista.

Como ocurre en carretera, las marcas cada año nos dan nuevas cifras de todo tipo sobre cuanto ha mejorado el nuevo modelo respecto al año anterior.

Pero si nos fijamos en dichas cifras, para el común de los mortales, es decir, si no eres profesional o te dedicas a competir en serio, ganar 10 segundos cada 40 kilómetros al crono, pues ni nos va ni nos viene.

Y eso sin decirte a qué velocidad has de ir para llegar a casa 10 segundos antes en tu salida en bici diaria.

Ergo, por aerodinámica, para un profesional, vale, para el aficionado común, no dice nada.

La principal característica del cableado interno, tanto en cuadros como en potencias y direcciones, reside en la estética de la bicicleta

A la hora de comprar una bicicleta nueva, si nos fijamos en si tiene o no cableado interno completo, es decir desde la maneta hasta los cambios, frenos, suspensiones o tija telescópica, lo hacemos principalmente por estética.

Pero esta ventaja estética (o la aerodinámica mencionada), tiene también una serie de inconvenientes.

Uno de ellos es que seguramente paguemos algo más si los cables van ocultos desde el manillar al resto de componentes.

Otra es que, en teoría, se evitan las rozaduras de las camisas o fundas con el cuadro y otros componentes de la bici. Aunque se han dado casos de modelos que la rozadura se ha producido en la parte interna del cuadro, oculta a la vista, y ha terminado por destrozar este y otros componentes como el tubo de la horquilla.

Y es que si no vemos el inicio del problema, cuando este se muestra, ya suele ser demasiado tarde.

Se suele decir que llevar los cables por dentro evita enganchones con ramas o similares, pero rara ve ha ocurrido algo así.

¿Cual es la gran desventaja del cableado interno en las bicicletas?

Tanto si es solo en el cuadro, como si también en la potencia o la dirección, el cableado interno de las bicicletas tiene un gran inconveniente.

La gran desventaja de los cables internos en las bicicletas es el mantenimiento.

Si nos toca cambiar una funda, un cable o incluso hacer una limpieza tras una semana pedaleando bajo la lluvia o el barro, la cosa se va a complicar más de la cuanta si los cables van por dendro.

De esto saben mucho los mecánicos de bicicletas, sobre todo en las bicicletas Aero que llevan desde el manillar y la potencia los cables guiados internamente.

La pérdida de tiempo montando y desmontando e intentando guiar los cables por dentro, trae de cabeza a muchos mecánicos profesionales.

Al principio, el cableado interno era algo exclusivo de las bicicletas de carretera de alta gama, ahora es lo más común del mundo en cualquier bicicleta, incluidas las eléctricas, las Gravel Bike o las de montaña.

¿Y tú que prefieres, cableado interno, semi oculto, o completo desde el manillar?