Nuevas movilizaciones en Rivas Vaciamadrid para devolver al coche el espacio que los carriles bici han ocupado

Los nuevos carriles bici de Rivas Vaciamadrid que en su implantación han restado espacio a los vehículos motorizados en algunas de sus calles, acción como la que se está realizando en el resto de ciudades de Europa, continúan creando crispación entre los conductores afectados y sus afines.

Mañana sábado, las autodenominadas «Plataformas de Movilidad», han convocado una nueva manifestación en contra de los carriles bici de Rivas Vaciamadrid.

Algunas de estas plataformas, creadas apenas hace unos días, intentan cambiar su lema una vez lanzada la piedra y haber reunido y alborotado a la muchedumbre desde hace días.

Si la primera movilización de hace un par de semanas tenía como lema principal «No al Carril Bici«, ahora han suavizado la cosa con un «No a Estos Carriles Bici«.

Pero en la mente de los que asistan a dicha manifestación, con el malestar diario por los atascos que sufren, solo existe una cosa, y es que les devuelvan su carril para coches y quiten de en medio el de las bicicletas.

En Rivas Vaciamadrid como en la mayoría de poblaciones limítrofes al centro de la capital, ya existían atascos a diario a primera hora del día y a última.

No son nada nuevo, lo que refleja el serio problema que existe en la actualidad y desde hace décadas, con el uso masivo y abusivo del coche privado.

La finalidad de unos es política en busca de votos, la de otros, recuperar el espacio que los carriles bici han restado a los coches a cualquier precio

Dichas convocatorias de protestas contra los carriles bici de Rivas Vaciamadrid, tienen un trasfondo aún mayor que el de devolver el espacio público, el de todos los ciudadanos, al coche, y este no es otro que la lucha por el poder en el Ayuntamiento en vistas a las próximas elecciones.

No son la bicicletas, ni los ciclista, ni los atascos, ni la contaminación. Son los votos y la excusa esta vez los carriles bici, tengan o no culpa de los atascos.

Alborotar y cabrear al pueblo para ganar un puñado de votos, es lo que se entiende más allá de los cabreos personales que en realidad sí afectan a algunos ciudadanos.

El espacio de los coches, tanto en circulación como aparcados, se va a ir reduciendo cada vez más en todas las ciudades, no solo en Rivas

Como ya comentaba nuestro amigo Juanjou, la sociedad en general, no está preparada para vivir sin el coche para todo, incluso sin el coche para ir a trabajar.

El principal problema de esto no es su cabreo por restarles «derechos» en la calzada, ni por quitar espacio al coche, aparcado o en circulación, ni tan si quiera por quedarse atascados.

El principal problema reside en que, el día que por X motivos o fuerza mayor no se pueda utilizar el coche, las ciudades quedarán totalmente paralizadas, con ellas los trabajos, las industrias, todo.

Acostumbrar a la sociedad poco a poco a ver que se puede vivir sin el coche para todo, es un paso previo a lo que nos viene en el futuro muy próximo.

Las ciudades y las sociedades que no comiencen a cambiar hábitos de uso del coche privado por otros medios, ya sea transporte público, bicicletas o caminar (hay muchos otros), están destinadas al fracaso.

En Rivas Vaciamadrid han realizado una apuesta de futuro, arriesgada, pero pensando en el mañana. Es lógico que no sea compartida por el 100%, incluso por la mayoría.

Y aunque muchos crean que es para que los carriles bici se llenen de ciclistas, la realidad es que la finalidad real es la de restar espacio al coche para que poco a poco esos que lo utilizan y tienen posibilidad de no hacerlo, cambien su medio de transporte, incluso su modo de vida.

No es una medida para «joder», sino para que el día de mañana, podamos continuar viviendo con normalidad sin la necesidad del coche, además en unas ciudades más amigables, sostenibles, limpias, etcétera.

Claro está, que quienes ahora se quedan aún más atascados que antes con sus coches, deben de estar mucho más cabreados, por lo que las protestas son lo más normal del mundo, sin contar con el trasfondo político comentado o quienes de por sí odian a los ciclistas, que no son pocos.

Navega por la nube de etiquetas o comparte el artículo con más amigos y ciclistas: