Pulsa «Intro» para saltar al contenido

No, no son casos aislados, ni la cosa va a mejor

No, esto de la imagen no es un caso aislado. Ocurre a diario, a cada segundo, en todas las carreteras españolas. Demasiada suerte tenemos algunos ciclistas, otros, desgraciadamente, no.

No hay semana que no aparezca en las noticias algún tipo de atropello mortal a un ciclista, y eso que seguramente solo aparezcan publicados un porcentaje muy bajo, más los que no llegamos a ver aunque se publiquen, y los que no son mortales, que no suelen ser noticia.

Da la falsa sensación de que el respeto de los conductores a los ciclistas, tanto en ciudad como en carretera, ha mejorado en lo últimos años.

Y puede ser que sí, pero la realidad es otra. Puede que los datos hayan mejorado algo en cuanto atropellos ciclistas, pero en el día a día, seguimos viendo a diario, en cada salida, que poco o nada ha mejorado.

El 90% de los conductores, y nos quedamos cortos seguramente, no respeta ningún tipo de límite de velocidad, duplicando estos en muchos casos en vías urbanas.

Otro gran porcentaje, que en algunos casos supera ese 90%, desconoce por completo las normas de circulación, gracias en parte a la DGT, quien las ha actualizado o añadido en los últimos años, como esta de adelantar a ciclistas, y no lo ha comunicado personalmente a cada conductor y le ha exigido que se la aprenda.

Habrá menos atropellos ciclistas registrados, pero no se registran todos, ni todas las temeridades al volante. Demasiada suerte tenemos…

No nos mordemos la lenga en decir que la Dirección General de Trafico, tiene bastante culpa de muchos atropellos ciclistas, a la vez que las diferentes autoridades por su inacción.

Solo hay que pararse en una calle de cualquier ciudad en una esquina, y ver que el 90% va más rápido de lo permitido en la vía, no respeta cedas el paso o stop, va con el móvil en l mano, y otras infracciones comunes.

Más de una vez hemos dicho que sobran en la carretera la mitad de conductores, esos que no respetan sistemáticamente las normas. La DGT y autoridades no hacen nada

Pero no se hace nada, ni tan si quiera por la acción de recaudar con las multas.

Quien escribe estas líneas, se mueve prácticamente la ciudad en bicicleta y también por carretera y no hay día que no se juegue la vida por algún conductor despistado, incívico e incluso psicópata.

Realmente, poco pasa para todas la tropelías que cometen los conductores al volante y en las que se ven involucrados personas en bicicleta.