No compres en el Black Friday ciclista. El truco de las 24 horas

8430
Colección de bicicletas en venta. - Archivo

Poco a poco el mundo se va concienciando de la vorágine del consumismo desmedido en el que nos hemos adentrado en las últimas décadas.

Salir de este bucle sin fin es posible, y en realidad es bastante sencillo, pero los estímulos externos a los que nos vemos sometidos cada segundo, intentan por todos los medios evitar que digamos «no gracias».

A todos nos gustaría tener de todo, una equipación ciclista para cada día de la semana, doble una para invierno y otra para verano, e incluso otra para primavera y otoño.

También al menos tres o cuatro bicicletas: montaña, carretera y algunos hasta gravel ;-).

Y por mucho que se diga, si nos regalan una bicicleta eléctrica pocos dirían «no gracias».

Así con cualquier producto. No nos vale con uno, necesitamos varios específicos y hasta de distintos colores para que hagan juego.

Las compras compulsivas por internet

Hace no muchos años comprar por internet era algo solo para los más atrevidos y entendidos. Era sencillo pero no todo el mundo se fiaba o se veía capaz.

Hoy en día la cosa se ha simplificado tanto, que con un solo click, literal, ya podemos darle al botó de comprar o «lo quiero», y en pocas hora tenemos lo que deseamos en la puerta de casa.

Luego está el tema del Black Friday (que dura varias semanas…), las rebajas de navidad, las ofertas de verano, los cumpleaños, los reyes y el espíritu santo.

Comprar, comprar y comprar. El truco de las 24 horas

Aunque estos temas son motivo de grandes estudios de psicólogos y sociólogos, desde iberobike.com te recomendamos que si no necesitas algo realmente, no lo compres.

Y en el caso de que te haga falta, siempre conviene preguntar a los conocidos por si tienen lo que nos hace falta en casa cogiendo polvo, y como segunda opción, si es posible, mirarlo de segunda mano, e incluso ingeniártelas con lo que tienes por casa.

Seguro que algún tendero o vendedor me odiará, pero el mundo ha cambiado para mejor en muchos casos, pero en otros seguimos a la deriva, y si no tomamos conciencia, tarde o temprano llegarán las lamentaciones.

Decir no y controlar los impulsos cuesta bastante. Un truco utilizado por muchos antes de darle a «comprar», es esperarse 24 horas, es decir, al día siguiente. Los resultados de esta practica son sorprendentes, pues la gran mayoría termina por no comprar el producto, ya que en realidad no lo necesitaba.

Ya lo decía la TV, consume con moderación.