Multan con 300€ al dueño de un Yorkshire Terrier que provocó la muerte de un ciclista

La ley obliga a llevar al perro siempre atado cuando se encuentre en la vía pública, sin importar su raza o tamaño, aunque hay excepciones.

331
Multan-con-300E-al-dueno-de-un-Yorkshire-Terrier-que-provoco-la-muerte-de-un-ciclista-carrito-animal-biciclea
La responsabilidad de los animales domésticos como los perros, recae siempre sobre sus dueños. En la imagen un ciclista transportando a su perro en bicicleta con un carrito.

Llevar el perro suelto en la vía pública está prohibido en muchos lugares del mundo, incluido en España.

Aunque existen diferentes normativas según las ciudades, por norma general, los perros solo pueden ir sueltos en parques vallados específicos para estos animales.

No es la primera vez que un perro suelto causa un accidente, y como veremos a continuación, este terminó con el fallecimiento de un ciclista que montaba en bicicleta por la carretera.

La multa para el dueño del perro que provocó la caída del ciclista ha sido de solo 300€

Los hechos se remontan al mes de octubre de 2020, cuando Patrick O’Brien, un ciclista irlandés de 63 años, practicaba su deporte favorito junto a un grupo de dos amigospor.

La grupeta de ciclistas pedaleaba tranquilamente por una carretera irlandesa.

De repente, un perro saltó de un lado de la calzada y se cruzó delante de O’Brien, que iba cerrando el grupo.

El animal en cuestión no se trataba de una raza peligrosa, ni tan si quiera corpulenta, era un perro Yorkshire Terrier.

Según testificaron sus dos amigos, pese a que Patrick O’Brien era un experimentado ciclista, no pudo evitar la caída al intentar esquivar al can.

Además de la multa por tener el perro sin control, el juez multó al dueño con otros 325€ por no tener la documentación de otros dos animales

Cuando los dos compañeros de O’Briean se dieron la vuelta para ver que le había ocurrido a su compañero de rutas, se encontraron con el ciclista tendido en el asfalto sangrando por la nariz y oídos.

La jueza que ha llevado el caso, Marian O’Leary, multó al dueño del Yorkshire Terrier, Michael Dunlea, con la típica multa por no llevar al perro atado, tan solo 300 euros.

Tras averiguar que poseía dos perros más, esta descubrió que no tenían la documentación en regla, le impuso una sanción más de 325€.

Sin embargo, parece que el fallecimiento del ciclista supuestamente provocado por el perro suelto, no ha tenido consecuencias, al menos de momento.