Miguel Ángel López, de superhéroe a villano de la película

1294
Miguel Ángel López, de superhéroe a villano de la película
Momento en el que Miguel Ángel López decidió no seguir al grupo de favoritos tras el ataque de Adam Yates en La Vuelta 2021.

Tras varios capítulos del culebrón de Miguel Ángel López, el «Superman» colombiano, se avecina un serie de turbulentos sucesos que darán pie a que lo hasta ahora vivido, si ya ha sido desagradable, se torne incluso en algo tenebroso.

Salidas siempre existe alguna, entendiendo como salida aquella en la que el resultado de los acontecimientos no necesariamente es bueno, pero, es valido.

El gerente del equipo ciclista profesional Mosvistar Team, don Eusebio Unzué, anunció hace ya casi un par de días, que sin mucha demora, la dirección del equipo tomaría medidas contra el ciclista colombiano.

Desde una sanción, pasando por tratamiento psicológico, hasta la expulsión del equipo…

Como ves, cualquiera de los caminos a tomar es aún más tenebroso que los que ya se han andado.

Las opiniones van de todo tipo, pero no es cuestión de entrar a comentar cada una de ellas, pues la mayoría vienen del fanatismo, tanto deportivo, como político o de bandera.

Da igual la nacionalidad del corredor, o la del equipo, incluso daría igual la relación de Superman López con el Movistar antes de fichar por él.

Analizando lo acontecido, nada parecía indicar que existiese algún tipo de problema interno entre López y alguno de sus compañeros, o entre López y la dirección del equipo.

En carrera, salvo que Enric Mas y López han trabajado individualmente, al menos a partir del abandono de Alejandro Valverde, no ha existido ningún tipo de roce, al menos en carrera.

Miguel Ángel López se vio solo e impotente sin la ayuda de ningún compañero

El equipo Movistar Team, herido con hasta tres corredores fuera de carrera por diversas causas, ya no era un «equipo».

Multitud de veces hemos visto como tras una caída, un pinchazo, e incluso un corte de alguno de los hombres fuertes de la general, inmediatamente tenían uno, dos, y hasta cinco gregarios tirando a muerte para devolverlo a la cabeza de carrera.

Verse solo, a tantos kilómetros de la meta y escapándose un podio seguro en una gran vuelta, debe de ser desolador. Quizás López, lejos de soltar alguna lágrima en meta o luchar contra viento y marea para no perder mucho tiempo, se lo tomó con otra filosofía. Los hay quienes la toman con la bicicleta y la revientan en mil pedazos, o dan un puñetazo a una pared, incluso que no solo consiguen alcanzar la cabeza de carrera, sino dejarla atrás y ganar la misma.

Pero Superman se quitó la capa, puso cara de malas pulgas, y a partir de ese momento pasó a ser el villano de la película.

Una mala decisión, por supuesto. No cabe duda. López eligió la peor forma que hay de cabrearse. Y quien no entienda esto, seas colombiano o murciano, es que lo del sentido común no es tu fuerte.

Las campañas que se ven por redes sociales de personas de «Yo te apoyo Superman», son cuanto menos ridículas, pues no se sustentan en nada, mas que en el odio hacía el equipo español Movistar.

¿Qué no es el equipo con mejor imagen del pelotón internacional? Eso lo sabemos todos, no hace falta que nadie nos lo explique. Pero de ahí a pensar que se está en contra de los colombianos, es sencillamente…, califícalo tú.

¿Y si hay algo más que nadie sabe más que López y la dirección del Movistar?

Uno puede perder los papeles y cometer el gran error de abandonar La Vuelta Ciclista a España y bajarse de la bicicleta de carretera. Ya sea por cabreo o sencillamente como protesta a alguna decisión ajena.

¿Mandar para a López?. Esto no tiene ni pies ni cabeza. El Movistar tenía prácticamente asegurado el podio final de López y Mas, y dejar caer esa oportunidad de oro por, ¿porqué?.

Además, ahí están las imágenes de televisión, donde López atacó sin mucho resultado y momentos después era Yates quien apretaba llevándose a su rueda a Primoz Roglic y Enric Mas.

Ese momento fue decisivo, y si no había piernas, más no se puede pedir. Si fue un error de táctica, lo fue del propio corredor, pues no seguir a los cinco primeros de la general en la penúltima etapa y a falta de tan solo un puerto para meta teniendo piernas, solo se puede calificar de un error personal.

Y volviendo al capítulo actual, hay dos salidas, ninguna de ellas muy buenas, pero al menos se puede salir. Una es dejar correr el viento, el agua o como lo quieras llamar, calmar los ánimos e intentar dialogar para ver si las aguas vuelve a su cauce, y la otra es la vía de la sanción, el despido o las medidas oportunas para que no vuelva a suceder como se está barajando.

De ganar una de las etapas reinas quedando como un auténtico superhéroe a ser criticado dentro y fuera del pelotón como un villano.

En unos pocos días y horas, en sus pantallas. ¡Ah!, y date por seguro, que sea cual sea la decisión del Movistar Team, habrá réplica.