Mecánico especializado en bicicletas eléctricas, un trabajo de futuro

339
Cada vez hay más bicicletas eléctricas. El tiempo pasa y como bien sabrás, no todo dura para siempre. Saber repararlas y dar un servicio personalizado puede ser una de las grandes profesiones del ciclismo en el futuro.

Aunque las bicicletas tradicionales seguirán existiendo siempre, al menos mientras queden nostálgicos y ciclistas con ganas de sentir en sus piernas lo que es mover su propio peso sin necesidad de ayuda alguna, las bicicletas eléctricas cada vez cuentan con más adeptos en todo el mundo.

Y es que ya lo contábamos en otro artículo, titulado «Acostúmbrate, irá en bicicleta eléctrica y tus hijos también«.

Los catálogos de las grandes marcas ya casi tienen los mismo modelos de ebikes que de bicis normales.

Y aunque dichos catálogos las ebikes no superen al resto en número, estas por margen de beneficio, tienen mucho más protagonismo que el resto de bicis.

Cuando una batería tiene cualquier fallo, las marcas directamente las cambian por otras

Estudios recientes, como los realizados en los Países Bajos, ha estimado que el gasto medio en reparaciones de bicicletas eléctricas anual, supera los 200 millones de euros.

Y no, no creas que es porque las pieza de las eléctricas son mucho más caras o estas se estropean más al llevar más electrónica.

El gasto medio anual de cada propietario de bicis eléctricas urbanas pedelec, es de unos 41 euros.

En el caso de las bicicletas de montaña con pedaleo asistido, el gasto asciende a 44 euros.

No hemos podido averiguar en qué han gastado esa cifra, pero entendemos que se trata de cuando falla algún componente electrónico, pues ya solo cambiar una cubierta o una cadena cuesta eso.

¿Cuáles son los principales problemas de las bicicletas eléctricas?

Cuando una bici esta en garantía, solemos tirar de ella, aunque eso conlleve decenas de quebraderos de cabeza y largas esperas por norma general.

Como ocurre con los coches, el fabricante trata de reparar la bici con el mínimo coste para ellos.

Cuando la llevamos al fabricante ya sin garantía, o bien este se desentiende mandándonos al distribuidor oficial o la tienda de confianza, o nos ofrece, por un «módico» precio, el cambio de la pieza estropeada.

A la obsolescencia programada se une el mal del «usar y tirar».

En los coches eléctricos ya existen talleres especializados que cobran menos de la mitad que la propia marca y con piezas originales

Si acudimos al mecánico de confianza, suele pasar más o menos lo mismo, pues rara vez se intenta reparar algo.

Es más rápido y hasta en algunos casos más barato, sustituir y poner una pieza nueva.

Baterías, motores, cableados, mandos, software, cualquier componente puede fallar.

Las limpiezas de los motores y su correcta utilización está demostrado que alargan su vida.

Ya existen talleres especializados en reparar los motores de las bicicletas eléctricas más comunes como Shimano, Yamaha, Bosch, Brose, Bafang, etc.

Adelantarse a los problemas que traerá el mercado, el cual ya está más que maduro

El tema de las baterías es peliagudo, sobre todo con las noticias de incendios por mal uso, modificación o reparación inadecuada.

Las marcas, al igual que los coches eléctricos, aconsejan sustituirla cuando esta falle.

Pero en muchos casos, como ya se ha demostrado, puede tratarse de un pequeño problema de una celda, malas conexiones u otros fallos que pueden ser reparados.

Por ahora hay pocas, pero ya existen empresas especializadas en reparar baterías de gran tamaño como las de patinetes y bicicletas eléctricas.

Los mecánicos de bicicletas y tiendas que se especialicen en la reparación de bicis eléctricas, seguramente vaya a tener bastante trabajo.