Más de 40 policías investigados por comprar y vender bicicletas robadas de los depósitos

El Ministro del Interior de Sajonia Roland Wöller no ha querido dar detalles sobre la investigación, la cual aún no ha concluido. Este ha sido duramente criticado por ocultar a la opinión pública desde el pasado año las investigaciones sobre los agentes.

25815
Más de 40 policías investigados por comprar y vender bicicletas robadas de los depósitos
Durante cuatro años se vendieron más de 1000 bicicletas de alta gama robadas a precio amigo entre diversos agentes de policía de Leipzig - Imagen archivo Policía Municipal de Sevilla

Más de 1.000 bicicletas de alta gama robadas fueron vendidas durante años por oficiales de policía por precios que oscilaban entre los 50 y lo 100 euros cada una.

Con más de 1.700 bicicletas robadas cada año por cada 100.000 habitantes, y siendo la ciudad de Leipzig la más poblada del estado de Sajonia en Alemania, nos podemos hacer una idea de la gran cantidad de bicis almacenadas en los depósitos de la Polícia.

Desde bicicletas de lo más sencillas como puedan ser la de un niño pequeño o una típica bicicleta holandesa de paseo, pasando por infinidad de bicicletas de alta gama de todas las modalidades imaginables: mountain bike, carretera, triatlón, eléctricas, etc

La Policía sajona fundó en 2012 una unidad especializada en el robo de bicicletas (ZentraB Fahrrad), con el fin de almacenar y esclarecer cada uno de los robos denunciados en el estado.

Al menos 40 agentes estarían implicados en la red ilegal

Pero algunos agentes, entre los que se encuentran oficiales de la Dirección de Policía de Leipzig, y que eran antiguos trabajadores ZentraB Fahrrad, están implicados en la venta de bicicletas de alta gama robadas almacenadas en los depósitos al menos durante un periodo de cuatro años.

En total se calcula que son 40 oficiales, entre vendedores y compradores de dicho material a bajo precio y sin autorización.

Las sospechas saltaron el pasado verano, cuando un ciudadano denunció algunas irregularidades que desencadenaron en una investigación interna de esta unidad.

Al parecer, el jefe de policía Anke S., había estado vendiendo por precios irrisorios bicicletas robadas por las cuales el seguro ya había pagado al denunciante la cuantía de la misma.

A su vez, también estaban en la lista de bicicletas desaparecidas aquellas a las que no se había encontrado al dueño legítimo o no habían sido denunciadas.

La unidad especial de robos de bicicletas fue disuelta en secreto

Pero la red de venta de bicicletas robadas va más allá de los propios agentes, y según varios diarios locales alemanes, incluso algunos fiscales, abogados y jueces, podrían estar implicados por la compra de dichas bicicletas.

El Ministro del Interior de Sajonia Roland Wöller no ha querido dar detalles sobre la investigación, la cual aún no ha concluido.

Este ha sido duramente criticado por ocultar a la opinión pública desde el pasado año las investigaciones sobre los agentes.

El principal sospechoso fue trasladado a otra unidad, y se encuentra de baja desde entonces.

Las acusaciones a las que se enfrentan algunos agentes de policía son corrupción, robo, malversación de fondos y fraude.