Los precios de los «contenedores ciclistas» siguen subiendo como la espuma

4320
Los-precios-de-los-contenedores-ciclistas-siguen-subiendo-como-la-espuma
La subida de precios general no ha hecho más que comenzar según los expertos.

Las grandes, medianas y pequeñas marcas del ciclismo de todo el planeta, están intentando adaptarse a la nueva realidad de la industria de la bicicleta en el mundo.

La re-evolución ha comenzado, y nada indica que vayamos a volver a las cifras ni a la anterior realidad, al menos en un corto-medio plazo.

Durante el pasado año 2020, tanto la demanda de bicicletas como de componentes y complementos ciclistas, se disparó, al mismo tiempo que la cadena de distribución sufría diversos cortes que dificultaban aún más la labor de abastecer dicha demanda.

Si los precios de los contenedores se multiplicaron en 2020, en 2021 la cosa es aún peor

En 2020, la industria en general, no solo la de la bicicleta, tuvo que lidiar con los problemas de transporte a nivel global, tanto por tierra, como por aire, así como vía marítima con los famosos «containers» chinos.

Todos sabemos que la gran mayoría de productos, tanto electrónicos como de ocio, incluyendo aquí la bicicleta, proceden de payeses asiáticos, mayormente de China.

Los productos son enviados por la vía más barata posible, es decir la marítima en grandes buques repletos de «containers» de varios tamaños (20″ o 40″).

Tras la situación vivida el pasado año, hubo meses que el parón fue casi completo, y cuando se reanudó la actividad, las empresas de transporte global se subieron al carro de la subida de precios.

Pero no fue un 5, un 10 o un 25% del incremento del precio de los envíos. En algunos casos, y solo durante la segunda mitad del 2020, el precio del envío por contendor se multiplicó por 8. Si no lo ves graficamente, pon la cifra de 1000€ de coste por cada envío en un contendedor marítimo, se pasó a 8000€ por el mismo envío.

Pero la cosa no se ha estabilizado, sigue por las nubes y subiendo más allá. Esto ha hecho que muchas grandes marcas, con grandes grupos inversores detrás, hayan visto las orejas al lobo y estén comenzando a crear fábricas en otras partes del mundo para evitar estos sobrecostes, que a largo plazo suponen millones extra.

Los precios de algunas materias primas también se han disparado

En lo que llevamos de 2021, el precio de los envíos en contendores desde Asia se ha vuelto a multiplicar y ya se encuentra cerca de la barrera de costar 10 veces más en comparación con el primer trimestre del 2020.

El mismo camino llevan algunas materias primas utilizadas en el mundo del ciclismo, como es el caso del aluminio. En la actualidad su precio sigue aumentando mes tras mes.

Todos estos sobrecostes se traducen, como todos sabemos, al consumidor final.

La producción «local» será lo único que nos salve en muchos aspectos de la vida, y los primeros que se adapten al cambio serán los primeros en salir del bache, o en no meter la pierna hasta el fondo.

A comienzos de años prácticamente todas la grandes marcas comunicaron que subirían el precio de la mayoría de productos, en algunos casos hasta un 25% más.

Y aún falta por llegar la re-evolución de petróleo. Cuando el cambio climático y la escasez del preciado líquido se agudicen, tanto los envíos en avión, como en barco o en grandes camiones, no solo multiplicará su precio, sino que hará inviable su envío.