Los negacionistas de los carriles bici no descansan nunca

Los negacionistas de los carriles bici hacen mucho ruido, pero por suerte son cuatro gatos que lo único que buscan es continuar en el asfalto.

718
Los-negacionistas-de-los-carriles-bici-no-descansan-nunca
¿Cuánto crees que tardarán en venir en "masita" decir que los carriles bici son el diablo? No falla, allá donde sale la palabra carril bici, aparecen.

No fallan, los negacionistas de los carriles bici tienen una alerta puesta en su teléfono móvil para cada red social, y cada vez que aparece la palabra «carril bici«, acuden en masa (masita), para comenzar a pegar enlaces, desmontar teorías, e inventarse su conspiraciones a favor del uso del coche.

Así son los negacionistas de los carriles bici, aunque por suerte, viven en su propia burbuja, la de Internet y las redes sociales.

Creen que el mundo gira por que ellos pedalean con sus bicicletas y lo mueven con sus ruedas.

Pero ojo, solo se mueve si las ruedas va sobre asfalto, cualquier otra superficie, sobre todo si es roja, verde o azul, se les derriten las ruedas.

Si vives en España, salvo contadas ocasiones, sabrás de sobra que los carriles bici que se dedican a construir la mayoría de ayuntamientos, no sirven ni para pasear al perro.

Es una realidad, pero como la mayoría de cosas que se hacen en este país, son una chapuza, y lo único que buscan son o votos, o poner la mano por detrás. Las cosas como son.

Los ciclistas no piden más carriles bici, piden que se hagan en condiciones, quitando espacio al coche y siendo prioritarios sobre tráfico

Todos sabemos que sobran coches, y por suerte parece que no se va a tardar mucho en escasear el petróleo y subir el precio por las nubes.

Pero hasta que ese momento llegue, mientras sigan existiendo el mismo número de coches, el asfalto será de uso exclusivo de vehículos motorizados y cuatro ciclistas contados.

Hablando siempre de carriles bici para desplazamientos urbanos o interurbanos, no para entrenar con la grupeta, sin ellos, el uso de la bicicleta como medio de transporte es imposible.

¡Oh dios mío, pero que sandeces dice este hombre, si yo uso la bici a diario!

Sí, y yo también, y no hay día que tenga o una bronca o un susto con algún conductor.

Pero lo que no se dan cuenta los negacionistas de los carriles bici, es que el mundo no gira porque ellos pedaleen.

Que tú, negacionista, te lleves moviendo décadas por la ciudad en bicicleta sin problema (lo de sin problema no se lo cree nadie…), no quiere decir que el resto de los mortales, y por este orden, puedan hacerlo y quieran hacerlo.

Los carriles bici no son para ti, son para los que no les da la real gana de meterse entre los coches, con broncas a diario, intentos de atropellos, con el tubo de escape en la boca y el estrés que supone, además de otros inconvenientes.

Por no hablar de familiares, padres de familia, hermanos, madres, etcétera, que saben que cada día que coge el o ella coge bicicleta para moverse por la ciudad, tiene que lidiar con todo lo mencionado mucho más.

Sin carriles bici no hay bicicletas para todos, solo para los «elegidos»…

Y es que no tienen lógica ninguna. Bastaría con decirles que no quieres ir respirando el aire directo de los tubos de escape para que comprendiesen la necesidad de los carriles bici.

Pero ni con esa. Tantos años entre los coches, que ese aire tóxico parece haberles llegado al cerebro.

Y ojo, no tengo la verdad absoluta, y claro que hay accidentes en los carriles bici, y que los conductores te mandarán a él cuando te vean por la carretera y que crearlos en condiciones cuesta dinero, y muchas más cosas. Pero todas esas cosas son para que TODOS puedan desplazarse en bici, y no solo tú, ciclista negacionista.

En las ciudades, sobre todo las más grandes, sin carriles bici, el uso de la bicicleta tardará muchísimos años en triunfar.

«Si quieres comunicarte con alguno de estos negacionistas, solo has de escribir la palabra «carril bici» junto a algo positivo en una red social, y ellos se pondrán en contacto contigo»

Eso, o eliminas la mayoría de los coches, pero aún así, habrá muchísimas personas que no podrán ni querrá ir entre coches, motos, autobuses, taxis, etcétera…

En cualquier país y ciudad medio civilizada y moderna, las calles se piensan para los peatones y los ciclistas. El hueco que queda libre, si es que queda, es el que tienen los coches.

En España es totalmente al contrario, 5 carriles para coches, una acera de un metro de ancho a cada lado y una bicicleta pintada sobre el asfalto, o si no, un carril bici con bordillos, cruces con semáforos cada 100 metros y que te llevan de un punto de la ciudad a ningún lugar.

Lógico que existan negacionistas de los carriles bici, pues en su burbuja, en su ciudad, no existen vías ciclistas en las que se tiene prioridad sobre el resto de vehículos y que te llevan de la puerta de casa como quien dice al trabajo o al colegio.

No hay mas ciego que el que no quiere ver:

La gran mayoría nos gustaría que hubiesen menos coches y menos espacio dedicado a estos, pero ya se sabe quien manda (mientras tengamos petróleo «barato»).

Aún así, una ciudad o pueblo moderno, piensa sus calles para poder desplazarse a pie, en bicicleta o patinete eléctrico, y no al contrario.

¿Porqué son necesarios los carriles bici y las vías ciclistas (en condiciones) en las ciudades?

  • Permiten a cualquier persona, de cualquier edad y condición física, desplazarse en bicicleta
  • Un niño (ponle de meno de 14 años), nunca debería ni podría ir en bicicleta entre los coches
  • Que hablar de una persona de bastante edad o con alguna discapacidad física
  • Respirar un aire un poco peor a la hora de moverte en bici. Sí, no es el mismo aire que al ir detrás de un coche o que te pasen todo el rato al lado
  • Quitan espacio a los coches, si se hacen como se debe
  • Hacen que más personas no solo decidan desplazarse en bici, sino también hacer ejercicio
  • Como es lógico, evitan muchas enfermedades y sobrepeso
  • Más uso de la bicicleta, mejora la contaminación del aire y acústica
  • Más espacio público libre (mas gente en bici menos en coche o transporte público)
  • Muchos menos accidentes y atropellos (ojo, menos, no que no existan en los carriles bici)
  • Añade el que se me olvide…

Y ahora es cuando los negacionistas de los carriles bici reciben su alarma en su teléfono móvil u ordenador, y comienzan su guerra personal, porque ellos se han demostrado a si mismos que es posible ir entre los coches a diario. Sin ningún problema….

Y para rematar, decir que yo prefiero y voy por la calzada por norma general, sencillamente porque puedo y la ley lo permite, y porque llego antes, entre otras razones.

Pero eso no quita que mire por todos, y no solo por mí y los que como yo, podemos e incluso a veces, nos gusta ir entre los coches. No todo gira en torno a el «yo y los que yo conozco», el mundo es muy grande.

Carriles bici construidos en condiciones para que todo el que quiera, pueda desplazarse en bicicleta, no cuatro gatos como sucede en España.