Los cagaprisas: Conductores y ciclistas con prisas

Cada vez más prisa, queremos todo al instante y llegar cuanto antes. Las prisas matan, y también si vamos en bicicleta.

162
Los cagaprisas: Conductores y ciclistas con prisas
Las prisas no son buenas, y en bicicleta mucho menos. ¿Porqué andamos siempre tan acelerados?

Si vas con prisa a todas partes, lo harás siempre mal.

Este podría ser el título de cualquier libro de autoayuda que tan de moda están últimamente, para guiar a las personas que aún no saben para lo que han venido a este mundo.

Vivimos en un mundo impuesto, pero también compuesto, compuesto de normas, reglas y leyes que cumplir. Derechos y obligaciones como otros lo denominan.

Si vas con prisas, te puede salir bien un día, dos, y hasta 100, pero las cosas no terminarán bien

Hay mil y un ejemplos, tan simples como salir de casa y dejarse las llaves dentro, o salir de casa y no recordar si hemos cerrado con llave.

Un ejemplo tonto pero que ocurre más a menudo de lo que alguno se piensan.

Olvidarse de algo tan cotidiano como coger las llaves, no suele ser por despiste, mala memoria o mala cabeza. Casi siempre ocurre porque vamos con prisa.

En una gran ciudad, salvo que vayas a un parque, la mayoría de personas van corriendo de un lado para otro.

Aunque sea a comprar el pan, al gimnasio o a tomar algo en la terraza de moda, parece que les va la vida en ello llegar cuanto antes.

¡Vale!, pero háblame de bicicletas, que esto es Iberobike no la película de los domingos por la tarde…

Prisas y volante, mal. Prisas y bicicleta, peor aún.

Si vas con prisas, las cosas no te saldrán bien nunca, y menos si montas en bicicleta o te desplazas con ella a diario.

Si conduces un coche con prisa, lo que ocurrirá es que matarás a alguien o te matarás a ti mismo, o las dos cosas a la vez, además de quedarte sin coche.

Pero en bicicleta también pueden ocurrir estas dos trágicas cosas.

Añade a cualquier acción que se te ocurra la palabra «con prisa» al final, y el resultado será siempre negativo.

Las prisas matan…

Últimamente escucho un «run run» en las redes sociales sobre quejas de ciclistas con prisa, tanto aficionados al mountain bike, como a la bicicleta de carretera, e incluso ciclistas urbanos.

Strava lo carga el diablo, sobre todo en bicicleta de montaña. Algunos no tocan el freno ni aunque se les cruce un toro en el camino.

En carretera, muchos se juegan el pescuezo por ganar un par de segundos al crono o hacerse con un gran KOM (KOM es la abreviatura de «El mejor de tú portal»).

Pero no, no es solo Strava el culpable.

Ya lo decía el doctor Marañon, «Este siglo acabaremos con las enfermedades, pero nos matarán las prisas».

¿Qué pasa con los ciclistas cagaprisas de los carriles bici?

Tanto en ciudad como en vías interurbanas, donde cada vez hay más vías ciclistas y carriles bici, los problemas con los cagaprisas parece que también aumentan.

Muchos ciclistas aún no se han enterado que un carril bici es una infraestructura para los desplazamientos en bicicleta, no para ganar el Tour de Francia o sacar el mejor segmento de Strava.

Sí, claro que se pueden ir en bicicleta por ellos a modo recreativo, deportivo o para entrenar, pero respetando las normas y al resto de usuarios.

En ciudad, parece que los carriles bici no gustan a nadie, y aunque ya sabemos que la mayoría están mal diseñados de base, los ciclistas, sobre todo los que van con prisa, no se han dado cuenta para que son esos carriles bici.

España y gran ciudad significa prisa, a pie, en bici, patinete, furgoneta, coche, moto, etc…

Si vas con prisas, las normas no están hechas para ti.

No habrá carril bici a tu gusto nunca, ni carretera rápida que satisfaga tu velocidad, ni camarero que te atienda bien…

Lo queremos todo ya, al instante, sin esperas.

Habiendo montado en bicicleta por infinidad de ciudades europeas, no he visto gente con más prisa que en las españolas.

Esperar un minuto en un semáforo, ya sea en una carretera o en un carril bici (ohhh! sacrilegio, un carril bici con semáforo!!), les desespera.

Puedo decirte que he esperado hasta cinco minutos de reloj en semáforos situados en un carril bici, y como yo, la gran mayoría de ciclistas que pasan por el mismo cruce a diario. ¡Y no se han desintegrado!.

Llegar ya, aparcar en la puerta, que nos atiendan con levantar la mano, y que los semáforos estén siempre en verde para nosotros.

¿En serio tenemos que ir con prisas a todas partes?

Parece que últimamente ando a disgusto con el mundo, pero no. El mundo es maravilloso, solo que está lleno de conductores y ciclistas cagaprisas.

No seas un cagaprisas.