Las reglas del juego cambiarán por completo con estas nuevas bicicletas eléctricas

¿Cuáles serán los problemas del Geofencing en las bicicletas erétricas del futuro?

23686
Las reglas del juego cambiarán por completo con estas nuevas bicicletas eléctricas ebike bmw
Imagen del buje trasero de una de las actuales bicicletas eléctricas de BMW.

La evolución de las bicicletas eléctricas sigue su curso, guiadas como no por los grandes fabricantes, que día tras día van añadiendo pequeños y nuevos cambios tecnológicos a cuenta gotas.

El único fin, como bien sabrás, es el de que la rueda nunca deje de girar.

Y no, ya sabemos que las ruedas de la bicicleta nunca dejarán de girar, son el futuro y han vuelto para quedarse, pero nos referimos a la rueda de la industria y el consumo, a veces necesario, y otras desmedido.

Pero en esta ocasión vamos a hablar de uno de esos cambios en las E-Bikes que puede provocar una auténtica disrupción en la forma en como nos desplazamos en la actualidad.

Los grandes cambios que sufrirán las bicicletas eléctricas en el futuro abrirán un nuevo abanico de posibilidades, y también problemas

Palabras como Geofencing (Geovalla), o Hyperbikes, Smart E-bikes y un sin fin de nuevos anglicismos que están por venir, serán más comunes de lo que nos imaginamos a la hora de definir los distintos tipos de E-bikes que recorrerán nuestras calles y montañas.

En la actualidad son tres grupos principales los que definen las distintas E-bikes que se pueden vender legalmente: Pedelec, Speed Pedelec y Throtle Ebikes.

Las diferencias y especificaciones de cada una de ellas las puedes ver desde aquí.

Básicamente las primeras son las más comunes, 250W de potencia y 25 km/h de asistencia máxima en el pedaleo.

Las Speed Pedelec suben hasta los 4000W y los 45 km/h, necesitando los mismos requisitos que un ciclomotor

Y las últimas, las más potentes, pueden llegar hasta los 100 km/h y son accionadas por un acelerador o gatillo, vamos, una moto eléctrica aligerada con baterías de gran capacidad…

Pero esto ya está inventado desde hace años, y aunque todas ellas se siguen vendiendo como churros por todo el planeta, algunos fabricantes de renombre quieren añadir una categoría de E-bikes más a este grupo de tres.

¿Para que sirve el Geofencing de las bicicletas eléctricas?

La tecnología del Geofencing no es nueva ni mucho menos, lleva entre nosotros décadas, pero hasta el momento no se había aplicado a las bicicletas de consumo o privadas.

La idea de grandes fabricantes de automoción, ahora centrados en las motos y coches eléctricos como BMW y también en las bicicletas de pedaleo asistido, es la de crear una nueva categoría de bicicletas eléctricas.

Esta tendrá las ventajas de los dos principales actuales, entrando dentro de la normativa de las Pedelec y la velocidad de las Speed Pedelc, aunque dándole un puntito más cuando sea necesario.

En la pasada feria de Eurobike, se acordó en un documento entre la mayoría de grandes fabricantes de bicicletas del mundo, que todos ellos se comprometían a proteger a toda cosa a las bicicletas eléctricas Pedelec.

Y sobre todo proteger la normativa que las regula en Europa en la actualidad, metiéndolas en el mismo saco a la hora de circular que cualquier bicicleta convencional sin motor.

La normativa Europea para las Pedelec es común en todo el territorio, por lo que bajo ningún motivo un país debe o puede comenzar a regular de otra manera a las bicicletas con motor Pedelec.

Si esto ocurriese, se abriría una caja de Pandora que solo traería destrucción para la industria de la bicicleta y el avance de la misma para crear unas ciudades más amigables sin coches ni polución.

¡Ey, pero yo no quiero saltarme la normativa de las Pedelec, solo cuando se pueda correré más y tendré más potencia entre mis piernas!

Esto es lo que ha propuesto BMW y otras marcas ciclistas de renombre como Vanmoof ya tienen en su propio plan de ruta.

Al Geofencing, el cual te pasamos contar de que se trata a continuación, se le unen dos ingredientes más esenciales para que esto llegue a un puerto (no se sabe si bueno o malo).

Una de ellas es la Inteligencia Artificial, y la otra, las nuevas infraestructuras ciclistas, como los carriles bici del futuro que ya se están probando en algunos países.

Con estas tres cosas, Geofencing (GPS), IA (5G e Internet de las cosas), y carriles bici y carreteras del futuro, tenemos el trio de ases en el que se basarán este nuevo de bicicletas eléctricas a las que algunos ya han bautizado como Hyperbikes.

El Geofencing se basa en un pequeño ordenador inteligente con conexión permanente a internet y GPS, el cual decidirá cuando la bici deberá estar limitada a 25 km/h y cuando se podrá abrir gas para llegar a velocidades que superen los 45 km/h.

La decisión se hará automáticamente, es decir, el ciclista no podrá cambiar de un modo a otro, salvo con algún pequeño hack por su puesto, a no ser que la vía por la que esté circulando lo permita.

Si va por un carril bici convencional, su velocidad se limitará a 25 km/h, incluso a menos si esta vía tiene un a limitación inferior.

Cuando el ciclista se sale de esta vía ciclista y se incorpora al tráfico rodado, es decir a la carretera, la limitación de 25 km/ y 250W de potencia desaparece y se amplía.

De esta manera se pueden recorrer distancias más largas en menor tiempo y sin tener que circular a una velocidad por debajo a la del resto de usuarios de la vía.

¿Cuáles son los problemas del Geofencing en las bicicletas erétricas?

Aquí ya hay que estrujarse más el cerebro, pues tenemos que imaginarnos por un lado como serán las nuevas vías ciclistas y carreteras en las ciudades, así como será de eficiente esa Inteligencia Artificial para que los usuarios no terminen por hackear y deslimitar sus nuevas y potentes E-bikes.

Lo primero de todo es que el ordenador de abordo realmente sea capaz de diferenciar el tipo de vía por el que se circula en bici. El otro problemilla son el resto de fabricantes, que deberán pasar por el aro y aceptar este nuevo tipo de bicis con Inteligencia Artificial y adaptar la normativa actual a las mismas.

Este último punto es sin duda alguna el más complicado, ya que basta un pequeño error, un accidente o una negativa de algún país o fabricante para que la guerra comience y entonces si termine en un puerto al que ninguno queremos llegar, ni tan si quiera sin motor.

El siguiente paso pasa por eliminar todo lo «innecesario», dejando dos bielas y dos pedales que transmitirán vía WIFI o Bluetooth la potencia a un motor colocado en cada rueda sin necesidad de cadena, cambios ni más parafernalias. Puedes verlo desde aquí: