Las nuevas Rock Shox electrónicas solo para Specialized, Trek, Canyon y YT

623
Las-nuevas-Rock-Shox-electronicas-solo-para-Specialized-Trek-Canyon-y-YT
Por el momento solo seis bicicletas podrán montar las nuevas suspensiones electrónicas de Rock Shox

Sram, o lo que viene siendo lo mismo, Rock Shox, ha presentado hoy sus nuevos sistemas de suspensiones electrónicas para bicicletas de montaña, a los cuales ha bautizado como «Flight Attendant Suspension System«.

Aunque a priori pueda parecer que la electrónica en las suspensiones es sumamente innecesaria, tienen su lógica, y no es que sea una novedad, pues ya existían desde hace año con modelos de Magura o Lapierre, aunque Rock Shox ha refinado y mejorado sustancialmente su nuevo sistema de suspensiones electrónicas.

Par ano liarte mucho, en un principio estas están pensadas para bicicletas de montaña de Trail o Enduro, aunque seguramente con el tiempo las veamos en más modelos, incluso en la famosas Gravel Bike.

Un cerebro en la horquilla junto con un sensor, otro en el amortiguador y uno más en las bielas

El sistema se basa en un ordenador de abordo colocado en la parte trasera superior de la botella derecha de la horquilla de suspensión, el cual se comunica de forma inalámbrica con otro sensor en el amortiguador trasero, y uno más en el pedalier.

Este sistema no funciona si las tres partes no se encuentran en la bicicleta, y también deja de funcionar si alguna de ellas se queda sin baterías. En nada hablamos de estas.

Los sensores de la horquilla y el amortiguador, basados en acelerómetro y giroscopios, mandan las señales al cerebro de la horquilla, que junto a los datos procedentes del eje de pedalier, son analizados en tiempo real y deciden si las suspensiones deben estar abiertas, cerradas o como es costumbre en las «normales», a medio gas para pedalear sin que estas se endurezcan demasiado.

Un pequeño motor en el mismo sistema abre o cierra la compresión de horquilla o amortiguador según sea necesario.

Por ponerte un ejemplo básico, si el ciclista se encuentra descendiendo, el sistema lo detectará, tanto por la inclinación de la bicicleta como por la cantidad de baches que esta recibe, abriendo la compresión al máximo. Si de repente nos encontramos con una zona de pedaleo, el sistema determinará si debe endurecer o no las suspensiones para que la bicicleta no parezca un flan. Si en vez de un llano es una subida repentina, la compresión se cerrará al máximo para evitar pérdidas de energía en el pedaleo.

La cosa es algo más complicada, cosas de algoritmos e infinidad de horas y test analizados y el ordenador de aborto tras la botella de la horquilla es capaz de analizar en tiempo real y decidir que es lo que deben hacer ambas suspensiones.

¿Qué pasa si nos quedamos sin batería en las suspensiones Rock Shox electrónicas en plena ruta?

Al ser wireless, tanto horquilla como amortiguador tienen su propia batería, la misma que utiliza el grupo Sram AXS, mientras que el sensor en el pedalier usa una pila o batería de litio estándar trile A (AAA).

La respuesta es sencilla. El sistema se queda abierto por completo y deja de funcionar. No podremos controlar por separado horquilla o amortiguador si uno de ellos se queda sin pilas.

La batería de las bielas dura unas 200 horas, mientras que las otras dos entre 20-30 horas horquilla y 30-40 horas amortiguador.

En este vídeo puedes ver algunos detalles más del sistema electrónico de suspensiones de Rock Shox:

Lo más normal, es que en las bicicletas eléctricas que monten estas nuevas suspensiones, se puede eliminar las baterías (aunque añadiendo cableado), aligerando en peso y reduciendo volumen del sistema. Y la lógica, es que un futuro, al menos en la horquilla, el sistema quede oculto dentro de esta, y no fuera.

¿Se puede montar el sistema electrónico de Rock Shox en cualquier horquilla?

No, ni se puede montar ni tampoco comprar. Además solo estará disponible en algunos modelos de suspensiones, y también en algunos modelos de unas determinadas marcas de bicicletas.

El motivo es bien sencillo, pese a que el interior de horquilla y amortiguador electrónicos son prácticamente idénticos, estos no se pueden acoplar a los modelos ya existentes mecánicos.

A esto hay que añadir que el cerebro de la horquilla, digamos que cuelga de una forma rústica en la parte trasera superior de la misma y el amortiguador es algo más largo por el sensor, motor y batería que también está fuera del cuerpo del mismo. El resultado, solo algunos modelos de bicicleta podrán montarlo, y por el momento las marcas elegidas son Specialized, Trek, Young Talent Industries y Canyon.

Estas son las 6 bicicletas con suspensiones electrónicas Rock Shox:

  • Specialized Enduro
  • Canyon Neuron
  • Canyon Spectral
  • Trek Slash
  • Young Talent Capra
  • Young Talent Jeffsy

Por este motivo tampoco hay precios de las mismas, pues vendrán montadas de serie. Los modelos electrónicos son la Rock Shox Pike, Lyric, Zed Ultimate y el amortiguador trasero Super Deluxe Ultimate. Las bielas con el sistema Flight Attendant Suspension System son las SRAM XX1 y X01.

¿Se puede controlar manualmente si no quereos que el sistema decida por nosotro?

Sí, claro que se puede, y también tunearlo para que este actúe de una u otra manera según nuestro tipo de conducción o los caminos por donde vayamos a montar en bici.

Pero la gracia de este es que el sistema decida en todo memento y por si solo si endurecer o ablandar las suspensiones según sea necesario.

La forma manual en forma de palanca desaparece, y ahora se controla con tres botones en la parte superior del cerebro de la horquilla, y que están indicados por unas luces LED.

Aquí nos surge la pequeña duda de si el sistema podría ser más compacto poniendo dichos botones cerca de los puños. Además de ahorrar espacio, no haría falta soltarse de una mano para cambiar de un modo a otro. Esto en una competición podría ahorrarnos sustos y algunos segundos al crono.

Hoy en día, la gran mayoría solemos estar ya un poco demasiado «electrificados» con tanto aparato, y siendo una bicicleta mecánica, cada vez que hay que añadir un «gadget» más a esta, supone añadir un problema extra, aunque el nuevo aparato funcione a la perfección.

Si aún quieres conocer más detalles, Mike Levy de Pinkbike ha dedicado algún tiempo a probar las suspensiones electrónicas de Rock Shox y a buscarle los posibles problemas. Puedes verlo en este vídeo: