Las nuevas plantas de USA y Paises Bajos de Cannondale producirán 500.000 bicicletas al año

160
La impresionante campaña publicitaria en Times Square de Cannondale
Una inmensa pantalla en uno de los emblemáticos edificios de Times Squeare con la nueva campaña publicitaria de Cannondale.

Tras la adquisición por parte de Pon Holdings de Dorel Sports, la renovación de algunas de sus principales marcas ciclistas ha comenzado.

Recordemos, que la compra del gigante holandés a la sección deportiva del grupo inversor Dorel, incluye marcas de renombre como CannondaleGT Bicycles, Schwinn o Mongoose.

Y como la gran mayoría de fabricantes del sector de la bicicleta, en los últimos 20 meses han multiplicado ventas, ingresos y como no, beneficios.

Las nuevas «fabricas» de Cannondale en Georgia y Almelo agilizarán el negocio, pero seguirán dependiendo de Asia

Lejos de los que muchos han anunciado hace unos días tras conocerse la noticia de la creación de dos nuevas fabricas de la marca de bicicletas Cannondale en Georgia, Estados unidos, y Almelo, Países Bajos, estas servirán para «montar bicicletas», entre otras funciones.

Pero las piezas de las bicicletas Cannondale, y entre ellas sus cuadros de carbono y aluminio, seguirán produciéndose en Asia como hasta ahora.

Principalmente, las más de 500.000 bicicletas anuales que se prevén que salgan de las nuevas instalaciones de Cannondale, facilitarán la llegada al distribuidor nacional y local, así como mejorar la comunicación entres estos para una rápida reposición de piezas, productos más demandados y otros aspectos de la distribución de bicicletas moderna (B2B).

Con 11.000 metros cuadrados, la nueva sede de Cannondale de Almelo se centrará en el montaje de bicicletas, incluidas las eléctricas, en un proceso totalmente informatizado y también robotizado.

Dar un servicio mejor y más rápido al distribuidor/cliente, adaptarse a la demanda de determinados productos y modelos de bicicletas, y abaratar costes son algunos de los puntos clave de estas nuevas sedes de Cannondale.

Lamentablemente, seguiremos dependiendo de Asía para casi todo.