Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Las imágenes de la Quebrantahuesos que nadie quiere ver

Tirar la basura a la carretera o la cuneta y pensar que ya vendrá otro a recogerla, esté o no permitido, dice mucho del tipo de ciclista que participa en algunos eventos como la Quebrantahuesos.

La Quebrantahuesos, posiblemente la marcha cicloturista más famosa de España, y que reúne cada año a miles de aficionados al ciclismo para pasar una mañana pedaleando juntos.

Aunque cada uno acude a la Quebrantahuesos por diferentes motivos y con diferentes aspiraciones, muchos lo hacen sin saber en realidad donde se están metiendo.

Entre los que van a muerte mirando el crono y el potenciómetro en todo momento, los que acuden sin haber hecho nunca otra marcha cicloturista de menos nivel, o los que llevan apenas pedaleando un par de meses para prepararla, tenemos ya una idea de lo que nos podemos encontrar en la QH.

Pero el tema de hoy sobre esta popular marcha cicloturista de España, no es el tipo de ciclista que acude en masa cada año, o sí…

Una cosa es que existan zonas para deshacerse de la basura, y otra bien distinta es tirarla de cualquier manera a la carretera y la cuneta

Las normas de la Quebrantahuesos son claras, aunque en el reglamento de este año 2023 no estaba tan claro como en años anteriores el tema de la basura.

Este año, el reglamento interno de la QH2023, dice lo siguiente:

«De manera estricta, se realizará la penalización de aquellos participantes que ensucien o degraden el itinerario, arrojando desperdicios».

Queda pues claro que arrojar cualquier tipo de desperdicio o envoltorio al suelo está totalmente prohibido.

En años anteriores, la normativa decía lo siguiente:

«Por favor, utiliza las papeleras en todo momento, estás pedaleando por un entorno de gran valor natural. Si no ves una papelera en el momento deseado, guárdate el envoltorio en el maillot hasta ver una.»

También estaba más que claro que los envoltorios o cualquier otro desperdicio, había que depositarlo en una papelera, y no tirarlo al suelo.

El problema de las marchas cicloturistas encubiertas como competiciones, y los aficionados que se creen profesionales

Ni aunque existan zonas «limpias» donde se puede legalmente arrojar envoltorios, sabedores de que más tarde el personal de la organización los recogerá, encontrarse imágenes como las que puedes ver al final de este vídeo de Ciclos Almozara, dejan al colectivo ciclista en evidencia.

Aunque ya no es una cosa de ciclismo, sino de educación y civismo de la sociedad actual.

No hay respeto por nada y por nadie, y se imita lo que se ve en las redes sociales y la televisión.

¿Qué sentido tiene tirar envoltorios al suelo teniendo bolsillos en el mailllot, mochilas en manillar o bajo el sillín, y como no, papeleras cada ciertos kilómetros donde perdemos literalmente 5 segundos en poner el papelito dentro.

Tener crono en una marcha o ir a creerse ser un ciclista profesional está muy bien (o no), pero ser un cerdo y pensar que otro va a venir a recoger nuestra mierda, eso ya no va con la esencia del ciclismo.