Lance Armstrong: «Me dopé de desde mi primer año como ciclista profesional en 1992»

"Mi primera temporada profesional fue cuando comencé a doparme, tenía 21 años. Era cortisona, medicamentos que estimulan la producción de cortisona"

874
Lance Armstrong en mountain bike - Archivo

Todos conocemos ya la vieja historia de Lance Armstrong (si aún no la conoces puedes darte una vuelta por aquí), quien fue suspendido de por vida en 2012 por la USADA, la Agencia Antidopaje de Estados Unidos, tras demostrar que utilizó sustancias prohibidas al menos desde el año 1998 a 2011.

Una nueva entrevista que se hará pública en el canal ESPN en los próximos días, de la cual se ha podido conocer un extracto de todo lo que contará Armstrong sobre su pasado oscuro con el dopaje, el propio corredor se auto-inculpará de nuevo de haber utilizado sustancias dopantes no solo desde el año 1998 a 2011, sino desde su primer año como profesional con el equipo Motorola allá por 1992.

Y es que Armstrong ya dio todo tipo de detalles en otra movida entrevista hace años, en la que se centró únicamente en los años que la USADA le culpabilizaba.

Pero basta echar un vistazo a la hemeroteca y ver que Lance Armstrong siempre sembró dudas y tuvo infinidad de encontronazos con la ley e incluso con otros ciclistas por las sospechas de correr «sucio».

En 2001 fue criticado estar ligado al médico Michele Ferrari, que posteriormente fuera sancionado también de por vida.

En 2004 un libro de dos periodistas franceses recogía las declaraciones del un masajista al que Lance habría pedido los servicios para deshacerse de jeringuillas y maquillaje para ocultar las marcas de las agujas en su cuerpo.

En el mismo libro se le relacionaba con el dopaje sistemático en su primer equipo como profesional, el Motorola.

Lance, talonario en mano, siempre intentó acallar dichas voces con demandas de sus abogados.

En 2005 también fue denunciado por su asistente personal, quien le acuso de tomar sustancias prohibidas.

El diario francés L’Equipe también sacó a la luz ciertas informaciones que no sentaron nada bien al americano tras su vuelta a la competición después de su operación de cáncer en 1999.

Otro ex-compañero de Armstrong le acusó de lo mismo en 2006.

Y así, una larga trayectoria de acusaciones que siempre se saldaban extraoficialmente y pagando grandes cantidades de dinero.

Volviendo a la próxima entrevista, donde además de sacarse algo más de dinero para su bolsillo, Lance Armstrong contará más datos sobre sus practicas antideportivas.

Entre las frases que se pueden sacar del estracto de la entrevista, destacamos las siguientes:

A la pregunta de si cree que su cáncer pudo ser provocado por las sustancias prohibidas tomadas desde su juventud, Armstrong respondió: «No sé la respuesta a eso. Pero ciertamente no diría que no».

«Lo único que te diré es que la única vez en mi vida que tomé hormona de crecimiento fue la temporada 1996.»

«Entonces, en mi cabeza solo estaba, crecer, hacer crecer las hormonas y las células, si algo bueno necesita ser aumentado, se hace».

«¿Pero no tendría sentido también si hay algo malo en mi cuperpo (cáncer), ¿también lo haría crecer?»

«Mi primera temporada profesional fue cuando comencé a doparme, tenía 21 años. Era cortisona, medicamentos que estimulan la producción de cortisona en el cuerpo».

«La EPO fue un nivel completamente diferente. Los beneficios de rendimiento fueron muy buenos. El deporte pasó del dopaje de bajo octanaje a este combustible de cohete de alto rendimiento. Esa fue la decisión que tuvimos que tomar.»

«La forma más fácil de definirlo es romper las reglas. ¿Recibíamos inyecciones de vitaminas y otras cosas desde una edad muy temprana? Sí. Pero no eran ilegales.

«Por supuesto que sabíamos lo que hacíamos. No soy uno de esos tipos. Siempre pregunté, siempre supe y siempre tomé la decisión por mi cuenta».

«Nadie dijo: ‘No preguntes, esto es lo que hay’. No habría ido por ese camino. Me informé sobre lo que se estaba tomando y decidí hacerlo «.

Veremos que más sorpresas nos depara el señor Armstrong