La UCI admite errores en la comunicación de los tiempos en el Mundial de Australia

La UCI no tiene planes de permitir utilizar pinganillos en los Campeonatos del Mundo y otras competiciones importantes que se disputan en circuitos y no en línea.

160
La-UCI-admite-errores-en-la-comunicacion-de-los-tiempos-en-el-Mundial-de-Australia
Varios ciclistas del Campeonato del Mundo de ciclismo de Wollongong, Australia, entraron en meta sin saber si luchaban por las medallas o por el décimo puesto.

La Unión Ciclista Internacional ha admitido que hubo algunos errores de comunicación con los ciclistas y la posición que ocupaban en carrera en el pasado Mundial de Ciclismo de Wollongong, Australia.

En una entrevista al director deportivo de la UCI, Peter van den Abeele en Sportza.be, este reconoció que existieron algunos problemas a la hora de dar los tiempos de los fugados al resto de ciclistas.

Las palabras de Wout van Aert y de Michael Matthews, quienes realizaron el esprín pensando que luchaban por la décima plaza asó lo ratifican.

Según el medalla de bronce en el Mundial de Australia, adelantaron a varios corredores que se habían escapado con anterioridad incluso a 500 metros de la meta, por lo que la confusión era latente.

La UCI por su parte, esta vez en las palabras del presidente, David Lappartient, no está por la labor de cambiar esta forma de correr en Campeonatos del Mundo y otras competiciones que se realizan en circuitos, y no en línea.

Cuando le quitas los pinganillos a ciclistas y coches de equipos, llega el caos, pero también más espectáculo

Los ciclistas y los equipos se han acostumbrado en los últimos años a correr con el famoso pinganillo.

Una vez que estos no son permitidos, surge el caos en carrera, lo que por un lado beneficia el espectáculo, pero por otro crea ciertos problemas a algunos corredores, como en el caso de Wout van Aert:

El belga se lamentaba de no saber que luchaba en el esprín por las medallas del Mundial.

Para el aficionado, la gran mayoría está a favor de la no utilización del pinganillo en ninguna competición, pues resta espectáculo a la carrera.