La que nos espera con el Coronavirus

2277
lo-que-se-avecina-con-la-crisis-del-corona-virus-ciclismo-bicicleta
La crisis del Coronavirus

«¡La crisis no llega Paco, tenemos que hacer algo!»

Básicamente podríamos reducir el artículo a esa pequeña frase de ocho palabras (nueve para los tiquismiquis que se van a poner a contarlas y no les van a salir las cuentas).

Paco y los suyos lo tienen bien estudiado. Si el plan A no funciona, tienen un plan B y hasta un C, y mientras tanto ya está pensando en el D. Hay que ser previsor.

Sin ser experto en nada y menos en virus o epidemias, está claro que aquí hay algo que huele muy mal, tan mal que el olor ha llegado de China hasta mi casa a miles de kilómetros de distancia.

Pero no, no son los Chinos los que huelen mal, pese a que su cultura no se caracteriza por ser una de las más higiénicas que conozco.

Partiendo de que no he leído ningún artículo conspiranoico y que esto es una mera opinión personal, la cual te puede gustar o no, las cosas no cuadran en palacio.

Está claro que tenemos un nuevo virus por ahí dando vueltas, el cual «aún» no tiene vacuna, y que su mortalidad no llega ni al 2% de las personas que se infectan en China y de tan solo el 0,7% en el resto del mundo.

Ya con esto bastaría para frenar la alarma social que se está generando estos días. Pero no son los medios, que algo tienen que contar, sino la sociedad, que ni lee ni quiere pensar.

Hay cientos de enfermedades con tasas realmente superiores al Coronavirus, incluso infecciosas o víricas, pero da igual, somos como ovejas.

El Coronavirus son los padres, o no

Bien, aclarado este tema, o eso he intentado siendo muy escueto, la cosa no va únicamente en crear alarma social, que como digo, la crea la propia sociedad.

El tema va un cuarto de vuelta más allá, y para verlo volvemos al plan B del señor Paco y los suyos.

Paco y sus colegas no están ganando suficiente dinero, y todos ellos saben que para poder hacerse mas ricos y que sus herencias sean aún más ostentosas, necesitan que todos les demos un poquito más.

Las grandes fortunas, por norma general, no se han hecho por crear o vender un producto o una «cosa» única (tómese única como cantidad), se han hecho gracias a que millones de personas han pagado por un producto o servicio, ya sea una cantidad pequeña o grande, depende del producto, pero multiplicado por millones de personas.

Multiplica y entenderás

Resumiendo, que si vendes 100 iphones de 5000€ cada uno, no es lo mismo que si vendes 50.000 millones de iphones por 500€. Multiplica y entenderás.

Así ocurre con las grandes fortunas: Microsoft, Amazon, Mr. Amancio, Google, Facebook, las eléctricas, los bancos, etc… Pequeño ingreso a pequeño ingreso, multiplicado por miles de millones, es mucho más rentable que vender 100 «cosas» de 2 millones de euros cada una.

Bien, pues Paco parece tener un plan. Todo ricachon sabe que cuando hay crisis, como la que hemos pasado (y seguimos padeciendo) no hace mucho, ellos ganan aún más.

Bancos, eléctricas, telefonía, etc, y como no, farmacéuticas, aseguradoras, sanidad privada…

Cuál es el plan de Paco, no lo sabemos, solo unos pocos elegidos lo saben, y ten por seguro que de ello van a sacar mucha pasta. Y no, no va a ser vendiendo mascarillas ni guantes, eso solo son unos avispados.

A ningún gobierno o grande empresario les preocupa los miles de niños que mueren por no tener nada que comer, ni el resto de enfermedades que causan miles de muertes al día como el ébola, el cancer, etc, ni el cambio climático, ni el aire contaminado que respiramos cada día, ni nada. Solo les importa el dinero y el poder. (más bien, les importa a los consejos de las grandes empresas. Aún queda algún gran empresario con corazoncito).

La crisis tiene una ecuación bastante distinta a la Ley de la Materia: esta no se transforma ni se destruye, pero si se quiere, se puede se crear.

Y así lo veo yo

Y el sector de la bicicleta no va a quedar al margen de esta, al parecer, inminente crisis que tiene planeada Paco. Bueno, prácticamente nadie va a quedar al margen y más un país que sobrevive gracias al turismo.

Y como por todos es conocido ya que el virus ataca con menos piedad a los que tiene las defensas más bajas, el sector de la bicicleta ya lleva muchos meses, más de 12 diría yo, con la alerta roja encendida.

Desde las numerosas fabricas cerradas en China, pasando por los bloqueos internacionales procedentes y dirigidos al país asiático, que seguro que harán mella en las programaciones de los grandes fabricantes de bicicletas y productos ciclistas, hasta como estamos viendo, las grandes competiciones ciclistas o el turismo en cualquiera de sus variantes.

Por suerte la cosa parece ir poco a poco, pero lejos de ir a menos, siguen aumentando los casos de contagiados y muertes. Pero el colapso es inminente para todos, sanidad y sociedad.

Pero puede que ese plan, sea «el plan»

Controlar un virus cerrando fronteras, aislando poblaciones, cancelando eventos y cerrando escuelas, está muy bien y es necesario.

Podemos pasarnos en cuarentena 3 meses si quieren, tiempo suficiente para que el virus se controle dentro de una población, ya sea falleciendo los infectados o pasando las fiebres y dolores hasta que nuestro cuerpo echa al virus.

¿Pero qué pasa despues?

Abres fronteras de nuevo, escuelas, comercios, fábricas, y poco a poco remontas la crisis, pero en cuanto entre en el país cualquier persona infectada, ya sea local por haber viajado a una parte del mundo donde no han hecho los deberes bien o extranjera, vuelta a empezar.

Una crisis inminente que poco parece importar a la sociedad por una «nueva y simple neumonía que apenas tiene riesgo para la salud«.

La bolsa, ese gran fantasma reflejo de la economía mundial ya ha caído a mínimos que solo son comparables a la crisis mundial del 2008 desde que comenzase la epidemia del Coronavirus.

Que no existan bicicletas o material ciclista para comprar en un futuro «cercano» es lógicamente lo de menos. Pero piensa en cosas más importantes, como son aislamientos, cierre de empresas, perdidas de trabajos, psicosis, bajada de sueldos y perdida de poder adquisitivo, y el gran número de muertes que se espera.

Asustar no, aconsejar tampoco. Nadie puede controlar el Coronavirus, salvo que a Paco le salga la vena buena y muestre que en el fondo tiene corazón y que no le importa únicamente el dinero.

Ojalá nos equivoquemos.