La Policía de Madrid de nuevo a la carga contra los ciclistas de la Casa de Campo

Los ciclistas llevan más de tres décadas montando en bicicleta de montaña por toda la Casa de Campo. Desde el confinamiento, la Policía se dedica a multarlos basándose en una ley aprobada por alguien que no sabe ni lo que es una bici.

974
La-Policia-de-Madrid-de-nuevo-a-la-carga-contra-los-ciclista-de-la-Casa-de-Campo
De nuevo la Policía de Madrid vuelve a amenazar a los ciclistas que monten en bicicleta por los senderos de la Casa de Campo de Madrid. Esta es la realidad... - @campo_madrid

Ya hace casi un par de años, en pleno auge de la bicicleta tras el confinamiento de 2020, que la Policía Municipal de Madrid se puso a poner multas a los ciclistas de montaña que circulaban por los senderos de la Casa de Campo.

En su día denunciamos públicamente esta situación nada acertada, ni por parte de las administraciones, ni de las propias fuerzas del orden.

La ley está para cumplirla, y esta prohíbe a los ciclistas de montaña circular por cualquier sendero de la Casa de Campo desde hace bastantes años.

Solo se puede montar en bicicleta por pistas y carreteras.

Sin más, es una norma absurda, sin base científica alguna, y lo peor de todo, sin lógica.

Además de tener mejores cosas que hacer que perseguir ciclistas haciendo deporte, esos senderos se llevan usando más de 30 años para montar en bicicleta de montaña.

No deterioran nada el ecosistema, ni molestan a otros usuarios, ni crean conflicto alguno.

Como en la carretera, hay accidentes, o problemas aislados, pero si de 1 millón de salidas en bici por los senderos, hay 10 problemas, créeme, no es algo ni tan si quiera que haya que controlar.

La moda de los últimos años, arar los senderos que llevan décadas siendo utilizados solo por ciclistas de montaña

En la Casa de Campo de Madrid hay problemas mucho más serios (puedes ver algunos aquí), dañinos con el medio ambiente, con las personas, y en general con el propio parque.

Pero la guerra de Madrid en contra del uso de la bicicleta es constante, poniendo todas las trabas posibles para que coches y motos sean los reinantes.

Pare ejemplo, y más con la llegada del buen tiempo, las imágenes que comparten algunos ciclistas de coches circulado a gran velocidad dentro de la Casa de Campo, incluso los propios trabajadores del parque.

Coches aparcados en medio del campo, de rotondas, de pasos de cebra, cruces y demás.

Además, los principales senderos y con más uso, se aran, es decir, se destruyen, al igual que cualquier vegetación que los bordea.

Este era el mensaje de hace un par de días en la cuenta de Twitter de Policía Municipal de Madrid:

«Atencion #Tuiteros y #Followers, os recordamos que hay restricciones en la Casa de Campo para circular con bicicleta. Nuestros grandes parques tienen expuestas leyendas con los caminos y zonas autorizadas. Preservemos nuestra #naturaleza y los ecosistemas recuperados. #ConsejoPMM«

Doctrina del miedo.

Y sí, todos sabemos que la Policía sigue las órdenes de sus superiores, y estos de otro ente más alto aún.

A quien se quiera sentir aludido, dejen de perseguir a los ciclistas de montaña, dedíquense a perseguir delincuentes, conductores incívicos, domingueros llenando todo de basura, planten más árboles, limpien de mierda (que lo ciclistas no tiran), etc.

Creen y mantengan circuitos de mountain bike, ciclocrós o gravel bike permanentes, divertidos y para todos los públicos.

Pongan señalética donde corresponda para regular e informar, no para prohibir.

Arreglen el asfalto de las carreteras de la casa de campo para que se pueda circular en condiciones en bicicleta de carretera, quiten los obstáculos que son un peligro, mal señalizados.

Cierren al tráfico motorizado las entradas al parque salvo las de parking de lago y del Parque de Atracciones, y manden a la autoescuela de nuevo a los trabajadores del parque se creen Carlos Sainz.

Uno está ya un poco cansado de que un politicucho de turno haga una ley o norma basándose en la queja de dos amiguetes que odian a los ciclistas.

Casado de que no se haga otra cosa que prohibir y destruir, en vez de crear y fomentar.