La manera más eficaz que tiene un ciclista para que no le atropelle un coche en la ciudad

8
La-manera-más-eficaz-que-tiene-un-ciclista-para-que-no-le-atropelle-un-coche-en-la-ciudad

Los atropellos ciclistas están a la orden del día. En carretera abierta, la gran mayoría de ellos son por alcances de coches, que o no han visto al ciclista, o dos, que lo han visto pero no han tomado las precauciones necesarias para adelantarle a él y su bicicleta de carretera, como el metro y medio de distancia, disminuir la velocidad o hacerlo cuando otro vehículo no viene de frente (nótese que vehículo también es una bici).

Pero en ciudad, las estadísticas cambian. Cruces, semáforos, falta de arcén, vías ciclistas, rotondas, peatones zombie, paradas de autobuses, puertas que se abren solas, y un largo etcétera de peligros que acechan a los ciclistas urbanos mientas montamos en bici por la gran urbe.

Ciclobrava 2020

Para evitar lo más peligroso, que es ser golpeado o arrollado por un coche, camión, autobús, moto, etc, vamos un vehículo a motor, y por el simple hecho de tener estos más masa e ir mucho más rápido (si no se tiene cabeza), podemos hacer algo que si lo practicamos, nos puede evitar muchos sustos, y además también muchas discusiones de tráfico.

Esta medida, también la podemos adoptar contra los peatones zombie (si no sabes lo que son, pincha aquí), aunque al ser nosotros más rápidos que ellos la gran mayoría de veces nos da tiempo a reaccionar y verlos venir.

Pero para esos conductores despistados, maleducados y con el teléfono móvil en la mano, nuestra mejor arma es siempre esta: Mirarle fijamente a los ojos hasta que veamos que el también nos está mirando a los nuestros.

Y es que no hay nada más efectivo que el contacto visual directo. Con esto no solo nosotros sabremos que el conductor nos ha visto, si no él que verá que nosotros a él también, y por norma general, suelen tender a levantar el pie del acelerador y tomar más precaución

Recuerda, mira al conductor a los ojos, y si este no te está mirando, seguramente no te haya visto

Te vamos a poner un ejemplo sencillo para que lo veas más claro, aunque lo mejor es que lo practiques desde ya.

Imagina que vas por una carretera de doble carril, pedaleas por el carril de la derecha y te vas a incorporar a una rotonda. Lógicamente, miras a tu izquierda para ver que no vienen nadie, y ya estás dentro de la rotonda.

Recuerda, que has de ir siempre por el carril de la derecha, salvo que el diseño de la rotonda, ya sea por que tenga dentro de la misma algún semáforo, ceda el paso o señal de stop que implique cambiarse al carril de la izquierda para realizar algún giro (debemos indicarlo con nuestro brazo izquierdo extendido).

También pocos conductores y ciclistas indican correctamente sus maniobras en las rotondas. Estas se deben de señalizar con el intermitente o con el brazo extendido en el caso de los ciclistas, hacía la derecha y para hacer saber al resto de vehículos cual es la salida que vamos a tomar. También si dentro de la misma rotonda, vamos a realizar un cambio de carril.

Pero volviendo a la cuestión que nos puede ayudar a no ser atropellados en la ciudad con la bicicleta, recuerda, siempre contacto visual directo con el conductor o con el peatón, (no con el vehículo solo, salvo que las condiciones de luz no nos permitan verle la cara), y una vez establecido el contacto ojo/ojo, seguir nuestro camino.

ABUS Game Changer

Si se te ocurre alguna otra forma o truco para evitar sustos y desgracias en la carretera, como llevar ropa fluorescente o llamativa, puedes dejarnos un comentario en cualquiera de nuestras redes sociales. Tienes los enlaces más abajo, incluido el de Whatsapp.