La ganadora de la París-Roubaix cobrará lo mismo que los hombres gracias a Trek-Segafredo

7941
La ganadora de la París-Roubaix cobrará lo mismo que los hombres gracias a Trek-Segafredo
Lizzie Deignan agradeciendo a su equipo el Trek Segafredo el apoyo para conseguir ser la primera ciclista en la historia en ganar la París-Roubaix.

La polémica surgida tras la gran diferencia de premios en metálico entre hombres y mujeres de la primera Paris-Roubaix Femme disputada hace una semana, dio como resultado multitud de comentarios en contra del organizador de la prueba Amaury Sports Organisation (ASO).

Para hacer memoria, el vencedor de la París-Roubaix 2021 masculina, el italiano Sonny Colbrelli, se llevó al bolsillo 30.000 euros.

Paralelamente, en la primera Roubaix femenina disputada el pasado sábado 2 de octubre, la vencedora Lizzie Deignan, fue recompensada por su triunfo con tan solo 1.535 euros, 28.465 euros de diferencia.

«Tenemos que poner nuestro dinero donde está nuestra boca»

Gary Fisher

Uno de los grandes nombres del ciclismo, el señor Gary Fisher, quien sigue ligado de forma activa a Trek, patrocinador del equipo Trek-Segafredo en el que milita Lizzie Deignan, comentaba en redes sociales que si ellos hablaban y promovían la igualdad en el deporte y sobre todo en competición entre hombres y mujeres, deberían de hacer algo para que esto fuese así y no quedase solo en palabras.

Los sueldos base de los ciclistas profesionales del Trek-Segafredo, tanto en hombres como en mujeres, se igualaron a comienzos de este año 2021, adelantándose a la UCI, quien se ha dado un plazo de dos años para que esto ocurra en todos los equipos profesionales.

Siendo así, Trek-Segafredo no solo ha querido recompensar a su corredora por ser la primera ciclista en la historia en ganar la París-Roubaix, sino también en ganar el mismo premio en metálico, aunque este salga del bolsillo del equipo y no del organizador de la prueba.

De esta manera, Lizzie Deignan ingresará en su cuenta corriente los 28.465 € para igualar los 30.000 de Sonny Colbrelli.

Este era el momento histórico de su entrada en meta en el velódromo de Roubaix.