La erosión de las montañas a causa de las bicicletas

4048

Hace unos días nos encontrábamos con un titular que decía, “Las bicicletas erosionan Abantos”.

En este artículo se habla sobre el deterioro que sufren las laderas de Abantos, en San Lorenzo del Escorial (Madrid), por culpa según ellos, del paso continuado de ciclistas “EXTREMOS…” sin respeto por el medio ambiente ni el paseante.

Subrayando reiteradamente que la ladera sufre una erosión por culpa de los ciclistas de montaña.

Si vamos a utilizar la palabra EXTREMO, para comenzar, decir que “las laderas sufren una erosión a causa del paso de los ciclistas” puede resulte algo EXTREMO.

Ya que la propia wikipedia define la erosión como:

Erosión; fenómeno que produce el relieve de los valles, gargantas, cañones, cavernas y mesas.”

Y…. no vemos a los ciclistas dando forma a la tierra a estas alturas.

Cierto es, que el paso continuado de ciclistas por la misma senda, puede acentuar esa senda aun más, pero no olvidemos que en su mayoría, los ciclistas utilizan sendas que han sido marcadas por el paso continuado de ganado y/o los caminantes, y que en muchos casos, son los propios ciclistas los que mantienen las sendas limpias y fuera de peligros.

camino_deterioro_rio

Ya que trazar un sendero sobre zona virgen, generalmente resulta muy complicado para un ciclista.

Dicho esto, partimos de la idea de que el paisaje previamente ha sufrido una deformación o erosión producida por el ganado y/o caminante al que nunca se le ha recriminado por tal hecho y resulta cuanto menos hipócrita hacerlo ahora con el ciclista.

Si hablamos del deterioro de la montaña y sin intención de desviar las miradas, este mismo domingo, un amigo nos mandaba unas fotos de una de sus zonas de práctica de la bicicleta de montaña en Noja (Cantabria).

10372626_4077319708957_8726880261595415654_n

¡Esto Sí es un deterioro de la naturaleza!

Causada por las máquinas arrastradoras que sacan los arboles tras su tala, y sobre lo que nunca se escribe nada.

Lugares que quedan destrozados por el negocio de unos pocos necesitando decenas de años para que pasar por ellos no suponga una atrocidad para nuestras miradas.

10371515_4077319868961_8502787954762484526_n

Quizás seamos mal pensados, pero volvemos a ver en todo esto una continuación en esa guerra por deshacerse del ciclista de montaña.

Si no es con trampas de alambres y pinchos, señalándolo por lo «EXTREMO» de su práctica.

Pero no nos preocupamos de la porquería que dejan todos esos excursionistas de «domingueo»,  ni del plomo que dejan los cazadores con sus cartuchos, no….nos preocupa la «EROSIÓN» que produce el paso de ciclistas por esas sendas.

Y para ello, envían a los forestales a que supervisen y controlen la practica de la mountain bike, cuando la circulación de un forestal en uno de sus 4×4 supone un daño infinitamente mayor para la naturaleza, que el de cientos de ciclistas circulando las 24 horas del día por esas sendas.

Porque no olvidemos, que ademas de el alto consumo que tienen esos vehículos y de las emisiones contaminantes que expulsan a la atmósfera, esos vehículos EROSIONAN que no veas…, cuando circulan por pista asfaltada, que creernos…, ese asfalto no ha estado ahí toda la vida.

Y puestos a hablar, habrá que decir que para asfaltar una zona, tenemos que EROSIONAR y trasformar artificialmente ese tramo.

Por lo que seamos un poco serios y hablemos con un poco de sentido común.

¡CARPE DIEM!