La empresa de bicicletas eléctricas y patinetes que necesita un rescate

La empresa exageró los ingresos en los últimos años. Muchos de los trayectos realizados con sus vehículos nunca se hicieron efectivos.

1162
La-empresa-de-bicicletas-electricas-y-patinetes-que-necesita-un-rescate
Bird, además de alquilar patinetes y bicicletas eléctricas, también tiene su gama de ebikes.

La que fuese la empresa con mayor número de bicicletas eléctricas y patinetes eléctricos de alquiler desplegados en Madrid, Bird, se encuentra, una vez más, al borde de la quiebra.

Bird, empresa del tipo «start up» americana con residencia en Miami, Florida, nació en 2017.

En pocos meses, se posicionó en más de 400 ciudades de todo el mundo con sus vehículos de movilidad personal compartidos.

Su principal impulsor, ex-ejecutivo de otras empresas similares como Lyft y la conocida UBER, consiguió unas inversiones millonarias para lanzar el proyecto.

A mediados de 2019, el valor de Bird estaba estimado en unos 2,5 billones de dólares

Como cualquier otra empresa tecnológica, aunque en este caso como con los coches y motos compartidos, con producto físico, los inversores se rifaban sus participaciones.

Nuevas bicicletas, nuevos scooters eléctricos, nuevas aplicaciones móviles, y un precio bastante reducido.

La idea al parecer era crecer, pero este crecimiento exponencial parece haber llevado a Bird a la quiebra.

La empresa ya ha comenzado a retirarse en países donde había desplegado cientos de vehículos, pero las cuentas no terminan de salir.

Entre estos países se encuentran Noruega, Suecia, Alemania, Medio Oriente, África y algunas ciudades de Estados Unidos.

En Madrid, en 2019, Bird era la empresa de alquiler de patinetes y bicicletas eléctricas con más licencias en funcionamiento.

Bird tenía en total, tenía 797 unidades en la capital, frente a las 566 de Jumper (Uber) o las 775 de Lime

Ahora, sus directivos, tras presentar las últimas y dudosas cuentas, han anunciado que sin otra nueva inversión millonaria, Bird está destinado al fracaso.

Según las últimas cuentas, Bird contó como ingresos los viajes realizados a través de su aplicación y vehículos, de miles de personas que nunca llegaron a pagar los viajes utilizando su sistema de prepago.

También han reconocido que exageraron los ingresos en más de 30 millones de dólares en los últimos dos años y medio.

Pese a todo, los ingresos han aumentado un 24% en lo que va de 2022, aunque no suficiente para sanear las cuentas, ya que las pérdidas ascienden a mas de 320 millones.

Con tantas empresas de alquiler de bicicletas y patinetes en nuestras calles, y cada vez más unidades propias vendidas, es muy difícil sobrevivir.