La contaminación multiplica el riesgo de fallecimiento por coronavirus

1008
La contaminación multiplica el riesgo de fallecimiento por coronavirus
Comparte la causa, es por tu salud y la de todos - #Bicicletascontraelvirus

La Universidad de Harvard hará público en los próximos días un análisis científico en el que demuestran que las personas expuestas a la contaminación de las grandes ciudades son mucho más vulnerables al Covid-19.

El estudio, cuyos datos se han terminado de recogerse el pasado día 4 de abril entre más de 3000 condados de Estados Unidos, casi el 100% de ellos, desvela que las personas que residen en las ciudades con mayores niveles de contaminación corren más riesgo de fallecer por la infección coronavirus.

Estudios anteriores realizados durante varios años ya habían confirmado que la exposición continuada al aire contaminado de las grandes urbes es la causante de múltiples enfermedades, la mayoría respiratorias.

La polución, al igual que el humo del tabaco que respiran los fumadores, debilitan las defensas del sistema respiratorio, además de desarrollar enfermedades respiratorias crónicas y el debilitamiento de las células de otras partes del cuerpo.

Esto se traduce en que cualquier infección vírica, como el Covid-19, podría ser fatal (causar la muerte) para las personas expuestas a respirar aire contaminado a diario, es decir, todas las personas que residen o trabajan actualmente en las grandes ciudades del mundo.

El estudio de Harvard también hace mención a lo sucedido en el norte de Italia, donde las el número de fallecidos ha sido bastante superior a cualquier otra parte.

Los niveles de contaminación en el norte de Italia son muy superiores a los del resto del país. El estudio refleja que esta podría ser la causa del alto número de contagios y muertes registradas en Lombardía.

Y es que el norte de Italia no solo es la zona con peor aire del país, sino que es una de las que presenta más altos niveles de contaminación en el aire de toda Europa.

En España tenemos el caso de Madrid, donde por todos es conocido por poseer una alta concentración de NO2, en gran medida debido al gran número de vehículos a motor privados e industriales que circulan a diario por sus carreteras.

Ya existen infinidad de estudios previos que indican que respirar el humo de coches, furgonetas, autobuses y demás fauna motorizada es el causante de crear muchas enfermedades crónicas, sobre todo en personas de avanzada edad y niños.

Hace poco, antes de comenzar la pandemia, ISGlobal realizó un estudio en algunos distritos de las ciudades de Barcelona y Madrid, llegando al a conclusión que los gases emitidos por los vehículos a motor eran los causantes de provocar la aparición de asma en el 48% de los niños.

Por otro lado, todos hemos visto como la contaminación en todas las ciudades del mundo donde se ha decretado el confinamiento de la población, los niveles se han reducido a mínimos históricos nunca antes vistos.

Alguno sigue abogando por las calderas de carbón, pero las pocas que quedan por ejemplo en ciudades como Madrid (no llega al 1% de todas las calefacciones de los hogares), han estado funcionando a todo máquina en estos días de lluvia, nieve y frío que hemos tenido.

La contaminación ha descendido en gran medida por que no tenemos millones de coches circulando a todas horas por todos los rincones de la ciudad.

Todo el mundo tiene que hacer auto-crítica, desde el que usa el coche para ir al gimnasio (demencial), hasta la empresa que entrega paquetes más pequeños que una caja de zapatos en una furgoneta de 4 metros de largo dentro de un núcleo urbano.

El coche solo debería usarse cuando es estrictamente necesario

Debemos cambiar la forma de pensar y debemos intentar hacérsela cambiar a cuantas más personas esté en nuestras manos. No podemos seguir respirando humo por la comodidad de tener uno, dos o tres coches por familia usándolos hasta para ir a por el pan.

Sumado a todo esto, la gran mayoría de países del mundo están recomendando utilizar la bicicleta como medio de transporte durante el confinamiento, y se están estudiando las medidas que se va a adoptar en las próximas semanas para fomentar el uso de la bicicleta para los desplazamientos urbanos.

Evitar las aglomeraciones y el contacto con otras personas será lo primero que establezca la ley para los próximos meses, y la bicicleta es la solución para la gran mayoría de casos a la hora de desplazarse dentro de una ciudad. El transporte público colectivo, sintiéndolo mucho, será una gran fuente de contagio que se deberá evitar.

¿Porqué no dicen nada desde el Gobierno?

En España seguimos esperando que alguna autoridad se digne a nombrar la palabra «bicicleta» en alguna de las innumerables ruedas de prensa que se hacen cada día.

El coche está bien cuando es necesario, si puede hacer el mismo trayecto de otro modo, por tu salud y por la de los demás, deberías hacerlo caminando o en bicicleta (mucho más rápido y divertido).

Y así lo debería establecer un gobierno que mira por la salud de los ciudadanos, y no solo por el petróleo o los votos. Eso va a debería pasar a la historia, si no queremos que se vuelva a repetir.

Por eso, desempolva tu bicicleta, pide una prestada, compra una de segunda mano, y exige que faciliten el uso de la bicicleta en todas partes.

Úsala y conciencia a todos los que puedas para que la utilicen como medio de transporte.

#Bicicletascontraelvirus