La bicicleta infantil para niños más barata que puedes encontrar

169
casco bicicleta para niños

No hay mejor manera de aprender a montar en bicicleta que hacerlo con una bici sin pedales.

Atrás quedaron los famosos ruedines con los que la mayoría aprendimos a montar en bici.

Mucho se habla de la edad mínima de un niño para aprender a montar en bici, sobre los cuatro años, pero realmente, esto no es del todo cierto, pues muchos de los niños que utilizan este tipo de bicicletas sin ruedines, y muy importante, sin pedales, suelen aprender mucho antes bastante más rápido.

Aprender a montar en bici no significa aprender a dar pedales, aunque en cierta manera sí.

Pero el paso inicial, el que abre todas las puertas al extenso y maravilloso mundo de la bicicleta, es el de conseguir mantener el equilibrio y avanzar, sentir el aire en la cara y ver que formamos un todo con la máquina.

Desde muy temprana edad, y estamos hablando desde el año y medio o dos años, cuando los pequeños comienzan a jugar con los típicos «correpasillos», es el momento oportuno para probar con una bicicleta sin pedales.

Sin necesidad de ningún consejo o ayuda externa, poco a poco comenzará a patalear y a coger cierta velocidad, hasta que el día que menos te lo imaginas, y estamos seguro que no tardará en llegar, le veremos avanzar con los pies en alto o colocados sobre el cuadro de la bici.

En el portal de Amazon, es fácil saber cuando un producto sobresale sobre el resto, sobre todo cuando los clientes están satisfechos con él.

Este es el caso de la bicicleta de la marca Chicco, que es todo un superventas, tanto por su sencillez, como por su bajo precio:

Nosotros solo le vemos algún pequeño pero

Pese a que es la bici ideal para comenzar a aficionarse y aprender a mantener el equilibrio sobre las dos ruedas sin necesidad ningún otro tipo de ayuda, una vez que el niño consiga dicho equilibrio, querrá más. Sobre todo cuando crezca un poco, y eso sucede muy deprisa.

Por ello, hay otras bicis similares, que además de no llevar ruedines ni pedales, estos últimos se le pueden acoplar cuando los padres vean que ya tiene dominado el equilibrio y puede comenzar a pedalear un poco.

Tampoco cuenta con freno, y para un aprendizaje correcto, es recomendable que al menos tenga un freno trasero, lo suficientemente suave para que el niño lo pueda accionar.

Esta experiencia con el freno le servirá para evitar más de un susto. Cuando coja cierta velocidad (aunque puede frenar con los pies en el suelo), le evitará más de un trastazo, pero sobre todo, cuando pase a la bicicleta con pedales, ya tendrá la lección aprendida.

Si quieres saber más en como enseñar a un niño a montar en bicicleta, esta guía te ayudará y te sacará de mas de una duda: