Jesús Calleja perseguido por subir en helicóptero para hacer descenso en bicicleta de montaña

Las autoridades vuelven a investigar a la empresa Altitude Rides tras las quejas de algún ecologista.

7687
Jesus-Calleja-perseguido-por-subir-en-helicoptero-para-hacer-descenso-en-bicicleta-de-montana
Los seguidores de Jesús Calleja se le echan al cuello por practicar el Helibike en los montes de Huesca.

Nada importa que se lleve realizando la actividad durante años con los permisos pertinentes, que genere turismo, trabajo y dinero para una comarca despoblada y empobrecida, o que el impacto medio ambiental sea prácticamente nulo.

El Helibike se lleva realizando y años en Huesca, y como te mostrábamos en estos artículos, la empresa que lo gestiona, Altitude Rides tiene todos los permisos necesarios para dicha actividad.

Lógicamente, como cualquier empresa, necesitan de publicidad y promoción para atraer a nuevos clientes, y que mejor manera de contar con un gran aficionado a volar, a la bicicleta de montaña y a defender la naturaleza como es el aventurero y televisivo Jesús Calleja.

Hace unos días, Calleja y algunos amigos suyos estuvieron volando con Altitude Rides para subir en helicóptero, junto con sus bicicletas de montaña, hasta el pico de Punta Suelza, en Bielsa, que roza los 3.000 metros de altura.

El presentador compartió algunos de los momentos en sus redes sociales, y como no, para variar, comenzaron a llover las críticas.

Sin entrar a valorar estas crítica, pues las hay de todo tipo, la tónica general es la desinformación y poco cultura general.

Y la cosa podría haber quedado ahí, pero Altitude Rides ya estaba en el punto de mira de los ecologistas, o para ser más concreto, de tres ecologistas, que lejos de proteger la fauna y la flora de estos montes perdidos, parece que lo que intentan es que las bicicletas no tengan cabida en esta zona de Los Pirineos.

Recoger firmas, hacer ruido en las redes sociales, publicar estudios en supuestas «prestigiosas revistas» y enviar escritos a los responsables políticos para que se vuelva a investigar una vez más la actividad del Helibike, que volvemos a recalcar, cuenta con todos los permisos vigentes.

La aparición de Calleja no ha hecho más que hacer la bola más grande, y ahora se están buscando los resquicios para echar por tierra todo el trabajo logrado.

No había un técnico volando con Calleja

Da igual que se hayan realizado infinidad de vuelos antes, ahora, por hacer publicidad de la empresa y la comarca, y cuando ven que la masa envía quejas, es cando vuelven a preocuparse.

La nueva «excusa» es que aquel día en el que Jesus Calleja volava junto a sus amigos y sus bicicletas, no les acompañaba un técnico.

Este al parecer es un requisito que se le exige a la empresa para la realización de la actividad del Helibike.

Anteriormente, un ecologista trataba de poner la zancadilla alegando que no existía un estudio medio ambiental que avalase este tipo de práctica, tanto la del vuelo como la del propio descenso en bicicleta, actividad que calificaban como «un parque de atracciones para bicicletas que erosionaba el terreno y molestaba a la fauna«.

Este alegaba también que es un deporte «para ricos», pues no es asequible para todos los bolsillos, y que si solo los que tienen dinero de sobra pueden subir y el resto tiene que ir a pie, no era «justo».

Todas estas alegaciones solo demuestran que la envidia también mueve el mundo, o eso tratan algunos de hacer.

El propio Frank Cuesta, también tan odiado y amado en las redes sociales, defendía a Jesus Calleja, quien ha hecho y hace mucho por proteger la naturaleza, y que tan solo disfrutaba de un día de bicicleta, cosa que no parece haber gustado a muchos de sus seguidores.