Gboost, el kit sencillo para transformar a eléctrica tu bicicleta

La unidad del motor se adapta a las ruedas que no se encuentren centradas correctamente e incluso que no estén hinchadas a una presión adecuada.

3203
Gboost, el kit sencillo para transformar a eléctrica tu bicicleta
Gboost permite transformar cualquier bicicleta a eléctrica en pocos minutos.

Muchos son los fabricantes de kit para transformar bicicletas normales a bicicletas eléctricas, pero algunos son tan complejos de instalar que hace falta ser un auténtico manitas para colocarlos.

Algunos se basan en cambiar la rueda trasera, e incluso la delantera, por una que ya incluye el motor dentro del eje o buje.

Después solo tendremos que colocar el cableado y la batería, normalmente en el manillar o el transportín al ser rectangulares.

Pero cambiar la rueda de nuestra bici no siempre es la mejor solución ni la que todo el mundo prefiere.

Si ya tenemos una bicicleta y unas ruedas funcionales, sustituirla por otra supone andar de engorros cambiando piñones, cubiertas, frenos, y ajustarlos de nuevo.

Gboost, el kit eléctrico más sencillo que podrás encontrar para tu bicicleta

El kit Gboost consiste en dos piezas principales, el motor eléctrico y la batería. No hace falta rueda adicional ni instalaciones profesionales. Tú mismo lo puedes colocaren pocos minutos.

El motor que puede llegar hasta los 500W de potencia actúa directamente sobre la cubierta de nuestra rueda trasera, es decir, no afecta a la transmisión.

Este va colocado justo debajo de la caja de pedalier (debajo del eje de las bielas), y se instala con un simple tornillo al cuadro de nuestra bici.

Mediante un rodillo que apoya en la goma de la rueda, el motor transmite el movimiento a esta para facilitarnos el pedaleo, sobre todo en las subidas o las aceleraciones al salir de parado.

Es parecido a una dinamo, solo que es la propia dinamo quien gira para mover la rueda.

Cuenta con cinco modos diferentes de ayuda al pedaleo.

El peso y el tamaño del motor son tan pequeños que prácticamente quedan ocultos tras las bielas y los platos. El peso declarado es de solo 950 gramos.

Batería en forma de bote de agua ciclista

La batería es otro de los puntos fuertes, pues esta se coloca donde pondríamos el bote y el portabidón en nuestra bicicleta, no necesitando espacio extra en manillar o un transportín.

Esta se puede recargar cuando vamos bajando. Es decir, si vamos pedaleando y nuestra velocidad supera ciertos km/h, el sistema se activa para recargar la batería con la energía que la rueda transmite al motor al moverse.

Este sistema además se puede desactivar cuando nos quedemos sin batería, por lo que el motor no ejercerá ninguna fuerza sobre la rueda y podremos utilizar la bicicleta sin motor y sin que este nos frene.

Por tamaño y capacidad existen dos versiones de baterías diferentes, siendo compatibles con todos los motores y accesorios de Gboost.

  • Batería pequeña Smart:
    • Materia: 251 Wattios/hora
    • Potencia: 43,2V / 5,8Ah
    • Peso: 1,6 kg
    • Tiempo de recarga: 2,8 horas
    • Dimensiones (diámetro x largo) : 85 x 216 mm
    • Autonomía: ~+50km
  • Batería grande Performance:
    • Materia: 365 Wattios/hora
    • Potencia: 43,2V / 8,7Ah
    • Peso: 2,3 kg
    • Tiempo de recarga: 4,2 horas
    • Dimensiones (diámetro x largo) : 85 x 285 mm
    • Autonomía: ~+75km

Dos versiones, Pedelec y Speed Pedelec

Para cumplir con la normativa europea, existen dos versiones diferenciadas por la potencia del motor eléctrico y la velocidad a la que este se parará.

  • VERSIÓN GOLD:
    • Potencia: 250W
    • Velocidad máxima: 25 km/h
    • Batería: 36-48 Voltios
    • Peso: 950 gramos
    • Modos asistencia: 5
    • Cargador: 90W
  • VERSIÓN PLATINUM
    • Potencia: 500W
    • Velocidad máxima: 32 km/h
    • Batería: 43-48 Voltios
    • Peso: 950 gramos
    • Modos asistencia: 5
    • Cargador: 90W

Cuenta con un mando remoto en el manillar con el que elegir los diferentes modos. El único cableado que hay que colocar es uno del motor a la batería y otro desde la batería hasta el mando en el manillar. Estos se pueden colocar con cinta o bridas o enrollándolos sobre el cuadro o los cables existentes.

La unidad del motor se adapta a las ruedas que no se encuentren centradas correctamente e incluso que no estén hinchadas a una presión adecuada.

Este viene muy bien ya que si se nos rompe un radio y damos un llantazo en plena ruta, el motor seguirá actuando, al igual que si pinchamos y perdernos algo de aire.

Lógicamente no es compatible con todos los cuadros del mercado, y han de contar con una forma del eje de pedalier y vainas estándar.

Todo el conjunto está sellado para evitar averías con el polvo o el agua.