Evenepoel y el niño del autógrafo en La Vuelta. ¿Desplante, lógica o respeto?

Hay maneras y maneras de pedir un autógrafo, y si un deportista como Remco Evenepoel te dice que no, sus razones tendrá.

4102
Evenepoel-y-el-nino-del-autografo-en-La-Vuelta-Desplante-logica-o-respeto
El niño posiblemente se quedó sin autógrafo, pero la culpa, seguramente, sea de su padre, no de Remco Evenepoel.

Seguramente ya hayas visto el vídeo que se ha hecho viral con Remco Evenepoel negando el autógrafo en un maillot rojo a un niño tras la decimo séptima etapa de La Vuelta Ciclista a España 2022.

El vídeo, que ha separado a la afición en cuando a la opinión del mismo, tiene mucho más de lo que a simple vista pueda parecer.

Tras verlo, la sensación que puede quedar es la de «pobre niño, se ha quedado sin autógrafo«, pero también la de «pobre Remco, lo que tiene que aguantar cada día«.

Ambas son válidas, pero hay maneras y maneras de pedir un autógrafo a un deportista o cualquier figura pública.

La actitud del padre del niño es más que reprochable, para darle de comer aparte

Si vas a pedir algo, sea lo que sea, que menos que guardar un poco de respeto, tener calma, y sobre todo buenas maneras a la hora de pedirlo.

Todo esto parece faltarle al padre del joven aficionado (suponiendo que es el padre quien está junto a él), quien parece que está en los Sanfermines llamando a los toros con un trapo rojo.

Por si no fuera poco, tras las miradas de Remco Evenepoel y las negativas de su auxiliar, por razones lógicas, decide tirar el maillot rojo a los pies del belga para ver si así consigue su preciado trofeo personal.

El niño pregunta educadamente si le puede firmar el autógrafo, a lo que Remco Evenepoel responde lamentándolo con la cabeza que no

El niño, educadamente, tras la negativa de Remco Evenepoel de acercarse para firmar el autógrafo en el maillot rojo que este enseña, lo retira y se lamenta.

El padre, no contento con la contestación del ciclista del Quick-Step Alphay Vinyl, decide cogerlo, ondearlo y lanzarlo de mala manera.

El fotógrafo que está en la escena, tras las recriminaciones de Evenepoel al padre por lanzarle e maillot, se lo devuelve.

Como es lógico, cada uno pensará lo que quiera pensar, sobre todo en estos tiempos de fanatismos y odio.

Lo cierto, es que no se le puede exigir nada a nadie, y menos a un ciclista profesional, líder de una gran vuelta, que sin tiempo ni de secarse el sudor tras cruzar la línea de meta o echar un trago de agua haga lo que le estamos pidiendo detrás de una barrera o valla protectora.

Si te dicen que no, es no, y Remco Evenepoel tendrá sus razones.

Menos lanzarle cosas, y mucho menos según como están las cosas con los abandonos en La Vuelta.