Estas son las ayudas económicas francesas para fomentar el uso de la bicicleta durante la pandemia

405
Estas son las ayudas económicas francesas para fomentar el uso de la bicicleta durante la pandemia
Tienda de bicicletas Decathlon - Archivo

Como hemos visto, el sector del automóvil está reclamando a las arcas del estado nada más y nada menos que 400 millones para poder vender los más de 200.000 nuevos coches parados que ya tienen fabricados y almacenados en campas, la mayoría diésel y gasolina.

Estamos viendo como la gran mayoría de ciudades del mundo están volcándose y aprovechando el momento de pausa que da la pandemia, para reorganizar sus calles a favor de los transportes sostenibles, como son las bicicleta, el patinete, además de crear zonas peatonales seguras y amplias para sus ciudadanos.

En concreto, Francia ha destinado 20.000.000 de euros únicamente para fomentar el uso de la bicicleta en sus calles durante la pandemia.

Este presupuesto se divide en numerosas acciones, pero todas ellas tienen un mismo fin, beneficiar a sus ciudadanos durante el desconfinamiento.

Desde evitar los contagios con el mal denominado distanciamiento social (mejor llamarlo distancia física entre personas), fomentar el uso de bicicletas que la gran mayoría de familias ya tienen en sus casas, hasta ayudar a las personas que no se atreven a desplazarse en bici.

Estás son las ayudas que da Francia para fomentar el uso de la bicicleta

Cheques de 50€ para reparar bicicletas

Con el fin de que los ciudadanos utilicen el mayor número de bicicletas posible, en vez de fomentar la compra de bicicletas nuevas, se fomenta que las usadas que lleven tiempo paradas en las casas de cada familia puedan ser reparadas y utilizadas como medio de transporte.

Existe un listado de todas las tiendas y talleres de bicicletas que se han unido a la campaña del estado francés.

Entre las reparaciones se incluyen cambios de cadena, de frenos, ruedas, cambios, etc…

Los cálculos de las autoridades francesas estiman que existen más de 30 millones de bicicletas usadas en todo el país.

Carriles bici y ciclovías temporales

Transformar las ciudades para que sean más amigables para los peatones y los ciclistas no tiene por que ser muy costoso.

Solo hacen falta tener la intención de mejorar la vida de los ciudadanos y recuperar el espacio que los coches les han robado en las últimas décadas.

Utilizar parte de los kilómetros y kilómetros que están destinados a los vehículos a motor para que las aceras puedan ser ensanchadas y se creen carriles específicos para bicicletas, tanto protegidos como integrados en el tráfico.

En este caso, las ayudas van destinadas a las autoridades locales que necesiten asesoramiento o financiación para realizar dichas modificaciones en sus calles.

Aparcamientos seguros para bicicletas

No sirve de nada promover el uso de la bicicleta si esto no viene acompañado de las acciones necesarias para que el desarrollo de la actividad social discurra con normalidad.

Crear aparcamientos adecuados para los miles de bicicletas son necesarios así como promover que empresas y comercios faciliten el estacionamiento seguro de las mismas.

Adelantarse a los problemas también es una solución, y dentro del plan de ayudas también se encuentra la creación de parking de bicicletas provisionales.

Ayuda y concienciación a los ciudadanos

En Francia tienen claro que no basta con poner una bicicleta entre las piernas a cada ciudadano, hay que ayudarle a ello.

Se necesitan campañas de concienciación social del uso de la misma a la vez que facilitar las coas a quienes nunca se han atrevido a desplazarse en bicicleta al trabajo, a clase, a comprar o a tomarse una cerveza.

Por ello, parte del presupuesto destinado al fomento del uso de la bicicleta está dirigido a dar clases gratuitas a los ciudadanos para concienciar, dar a conocer la normativa y ayudar en el manejo de la bicicleta por las calles de sus ciudades.

El 60% de los desplazamientos diarios de los franceses es de menos de 5 kilómetros, distancia que cualquier persona puede realizar en casa y dejar aparcado el coche, la moto o el transporte público.

Moverse en bicicleta beneficia la salud de toda la población:

  • Se evitan contagios manteniendo la distancia física entre personas.
  • Se realiza ejercicio, por lo que el virus y otras enfermedades lo tienen más difícil.
  • Se contamina menos, evitando la propagación del virus y enfermedades crónicas.
  • La salud mental se ve beneficiada, por lo que se produce más estando mas contentos.
  • Se reducen los atropellos, se ocupa menos espacio, se evitan ruidos, aparcas en la misma puerta.
  • Se llega antes en bicicleta aunque muchos no se lo crean aún.
  • Permite dedicar más espacios verdes y para peatones al ocupar mucho menos espacio que los coches
  • Añade lo que quieras…

Desde hace semanas, se sigue recalcando que pese al confinamiento, las tiendas de venta y reparación de bicicletas están autorizadas a permanecer abiertas.

Un ejemplo más de que querer es poder.

Mientras tanto en España…