¿Estás pensando en comprar una bicicleta Gravel eléctrica?

Comprar una Gravel eléctrica, el nuevo dilema de algunos ciclsitas.

501
Estás pensando en comprar una bicicleta Gravel eléctrica
Un nuevo horizonte se abre para los amantes de las bicicletas eléctricas y el Gravel Bike. Las E-Gravel.

La cosa estaba clara, las bicicletas que más están aumentando sus ventas en los últimos tiempos son las eléctricas.

Por otro lado, las que más empujón se le está dando por parte de las marcas y los medios de comunicación son las Gravel Bike.

Ahora solo te queda sumar uno más uno.

¿Qué es una bicicleta Gravel eléctricas o E-Gravel?

Sencillo, una bicicleta Gravel con motor eléctrico.

Pero no, no nos podemos quedar en esa definición tan escueta.

Las bicicletas Gravel se han popularizado en los últimos años paralelamente a las bicicletas eléctricas, las cuales ya habían dejado de ser un nicho hace tiempo para ser toda una realidad en nuestras montañas y carreteras.

Pensadas para terrenos no muy complicados como pistas y senderos poco rocosos, las Gravel bike tienen su público dentro del ciclismo.

Desde los aventureros de toda la vida que han visto en ellas la bicicleta ideal para sus largas rutas alternando asfalto y tierra, pasando por los ciclistas de carretera en busca de nuevas experiencias o los que sencillamente les gusta probar de todo y han visto en las Gravel algo más de lo que les aportaban sus anteriores bicicletas.

¿Tiene sentido una Gravel eléctrica?

La pregunta se podría plantear igual que si a esta le quitamos la parte de «eléctrica», o también si le quitamos la parte «Gravel» y dejamos a secas «tiene sentido una bicicleta eléctrica«.

Es la pregunta que aún hoy en día está entre los detractores de lo eléctrico y los defensores de las ebikes. Pero ese ya es un tema muy hablado…

Si te gusta el Gravel o quieres probar en esta nueva disciplina ciclista, nada te lo va a impedir, salvo que, donde residas o quieras montar con ella, lo caminos sean demasiado abruptos y bacheados. Aunque también las tienes ya con doble suspensión

Si estás pensando en comprar una Gravel eléctrica, existen hay algunos «peros» que añadir respecto a sus hermanas sin motor.

Los problemas de las E-Gravel

Problemillas. Uno de ellos es el peso. Las bicicletas Gravel modernas, las que se venden hoy en día o intentan vender las grandes marcas, suelen ser ser bastante «ligeritas».

Esto las hace bastante manejables y cómodas, salvo que vayas cargado con alforjas y mochilas.

Si le añadimos el motor a la ecuación, esto quiere decir que seguramente vayamos más rápido que sin él, por lo que si ya de por si con una Gravel Bike tenemos que estar bastante atentos a lo que el camino nos pueda deparar, yendo más veloces tendremos que andar aún con más cuidado.

Esto sucede igual con el peso, a mayor peso, más difícil de maniobrar y de parar a ciertas velocidades, sobre todo teniendo en cuenta que no tenemos una rueda de 2,8″ como ocurre con las bicicletas de montaña eléctricas.

Los que han andado con una E-Gravel bastante, sobre todo por el monte, el primer consejo que te dan es que utilices las cubiertas más anchas que puedas, pues te salvarán en más de una ocasión.

El beneficio de esto es que ahora con la ayuda del motor, no tendremos el problema de que la bici no «corra» por el rozamiento de las cubiertas demasiado anchas.

En otros países lo tienen más complicado, por decirlo de alguna manera, pues la mayoría de motores pueden alcanzar los 45 km/h.

Ir a esa velocidad por caminos que no son de «grava» o «lisitos», puede resultar algo peligroso.

En Europa, al estar limitadas en teoría a 25 km/h, la cosa cambia bastante, pues controlar una bicicleta a esa velocidad es mucho más sencillo.

El problema de las baterías y la autonomía de los kilómetros, sería un inconveniente si la utilizamos para viajar por lugares remotos durante varias jornadas.

Pero los últimos modelos son capaces de aguantar hasta los 150 km, con modos que extienden este rango y nos dan una ayuda prácticamente imperceptible para el ciclista y que están pensados para rodar junto con otros ciclistas que no llevan asistencia en el pedaleo.

Y como siempre, habrá quien opinen que una Gravel eléctrica no es necesaria y pierde toda la esencia, y quien diga que con ellas tendrás el doble de diversión.