Errores de algunos ciclistas: Llevar el casco colgado del manillar

284
Errores-de-algunos-ciclistas-Llevar-el-casco-colgado-del-manillar
Llevar el casco colgado del manillar o en la mochila, un error de algunos ciclistas - Imagen archivo

Existen algunas costumbres, malas costumbres para se exactos, que nos hacen un flaco favor, tanto a los propios ciclistas que las practican, como a las personas ajenas a la bicicleta que nos ven desde fuera.

Entre mitos y leyendas de los ciclistas, aun existe alguna mala costumbre que por el momento no ha dejado de practicarse, pero cada vez se ven menos.

Como ocurrió con los cascos de moto y el llevarlos en el codo para no despeinarse o para que todo el pueblo viese nuestra reluciente cara, algunas personas, cuando montan en bicicleta, y sobre todo tras una «paradiña», se quitan el casco y lo cuelgan del manillar.

Hasta ahí todo bien, el problema viene cuando hemos saludado al paisano, nos hemos tomado la cerveza o la coca cola de rigor después de la ruta, o simplemente pensamos «si voy ahí al lado, ya no me lo pongo que encima está sudado», o cualquier otra excusa mental.

No existe un estudio o no lo conocemos de la cantidad de accidentes que suceden en esos pocos metros o minutos en los que decidimos no llevar el casco puesto cuando montamos en bicicleta.

Hay infinidad de situaciones en las que ocurre aunque no nos demos cuenta. Desde el que sale solo a por el pan, o a visitar al amigo que vive a un par de manzanas, o incluso el que va a trabajar sin el casco pueso.

La norma numero uno cuando te subes a una bicicleta, la que sea, aunque sea una bicicleta de carga de tres o cuatro ruedas que no tenemos ni que poner el pie en el suelo, es casco siempre.

En subida también te puedes ir al suelo

Incluso en subida. Los que practican Enduro o incluso Descenso, no es la primera vez que alguien se tropieza en una subida y termina por los suelos. Qué decir subiendo un puerto de montaña con la bicicleta de carretera. Los cascos modernos no dan calor.

Y si, aunque existan normativas y leyes en algunas ciudades que no nos obligan a llevar el casco, esta no es excusa para no ponernoslo en la cabeza.

En el mercado, tanto online como en cualquier tienda de ciclismo, tienes infinidad de modelos de cascos de todos los colores, formas y precios.

Por poco más de 20€ tienes un casco de calidad suficiente que te protegerá tanto si te caes como si te tiran, ademas del sol, el frio, la lluvia y un largo etcétera de beneficios.

Y no, no te quedarás calvo o calva.

Y como seguro que sale el típico que dice que cada uno haga lo que quiera con su vida, se trata de eso, de que puedas seguir con tu vida.

Y para que no se te olvide, toma nota de esto: Antes de subirte a la bicicleta, aunque sea para probar los cambios, ponte el casco primero.