Entre estrellas y viñedos – II Marcha Nocturna Cebolla

83

La noche cae y con ella el bullicio y el sofocante calor da paso a la calma y a la refrescante brisa nocturna que recorre los campos de la Mancha, excepto en un lugar llamado Cebolla, donde un hervidero de bikers ponen en marcha sus focos, deseosos de que arrancara la II edición de la Marcha Nocturna de Cebolla.

El día quince de Septiembre prometía ser muy intensa en actividades ciclistas, y aunque arranqué el día temprano, con una salida en bici de carretera de un par de horitas, el resto del día tuve la sensación de ir apurado a lo demás.

Tras una ruta en bici y ducha, tenía una sesión de masaje para superar mi pequeña lumbalgia, comida rápida y disparado a Festibike, en Las Rozas. Un vistazo rápido a todo y caminito a Cebolla (Toledo) para hacer la marcha nocturna que empezaba a las 20:00 h.

Una vez allí, la primera impresión al llegar es que el evento iba a ser una gran concentración de ciclistas.

En la entrada del campo de fútbol, una carpa grande, con unas chicas muy amables te facilitaban el dorsal y unas luces para instalar en la bici, un buen detalle por parte de la organización ya que con mi cabeza loca, me había dejado los focos en casa.

Me puse a preparar la bici, iba a probar por primera vez una bici de 29″ a ver qué sensaciones me proporcionaba y tras terminar de vestirme, me dirigí a la carpa del servicio técnico para hacer unos últimos retoques. Ajustamos bien la altura del sillín, un poco de presión en las ruedas y listo para rodar. El mecánico, como no podía ser de otra manera, dispuesto y eficaz al máximo. Gracias por los últimos ajustes, la verdad es que se nota cuando lo hace uno que sabe.

Antes de salir, saludos a los conocidos, que siempre los hay. Me encontré con mis antiguos vecinos Marce y Mª José con su hijo Marcelo, con Pablo Duran el speaker (había estado con él en Fuenlabrada en una carrera de Escuelas el anterior fin de semana) y foto y breve charla con David Arroyo (MOVISTAR Team), amable y paciente con el baño de multitudes que se le venían encima. Y ya, todos colocados para salir, puntualidad en el corte de cinta protocolario, lo cual se agradece y a pedalear.

La salida por las calles de Cebolla, a buen ritmo, pero controlado para intentar ir todo el bloque lo más junto posible y no ser un rosario de ciclistas en los primeros km de ruta.

En cuanto cogimos pista, ruido ensordecedor de las ruedas, la arena, la grava y los casi quinientos participantes, ambientazo total. Calor, aunque soportable, mucho polvo por lo seco que estaba el terreno y como empezaba a oscurecer, casi todos ya salimos con las luces encendidas para luego no molestarnos en encenderlas.

Increíble estampa la de ver a tu espalda caer el sol y un montón de bicis y ciclistas con sus luces, dispuestos a pasar un rato y una ruta muy agradables.

Siempre a buen ritmo, atravesamos entre pistas con pendientes muy ligeras las localidades de Erustes, Carriches y Otero, donde la gente salía a saludarnos y a darnos ánimos, realmente impresionante como se vuelca la gente de estos pueblos con la prueba. Rápidamente nos  dirigirnos al avituallamiento que la organización nos preparó en las bodegas de la Finca Constancia. La llegada a la finca es espectacular, antorchas a ambos lados de la pista te acompañan hasta el avituallamiento. Desde lo alto se ve el reguero de luces en movimiento en la oscuridad de la noche, la estampa es preciosa.

Aunque la luz era escasa, podíamos percibir los viñedos a ambos lados de las pistas. Unas instalaciones impresionantes, todo puesto con mucho gusto y estilo. Y lo digo, porque pregunté para usar los aseos y pasé por dentro, y que bien montado lo tenían, pero que muy bien. Sin duda, la visita con degustación que nos obsequia la organización en el pack de regalo de la marcha, hay que usarlo y pasar un fin de semana en la zona, visitar la bodega y probar sus vinos. ¿No va a ser todo montar y montar en bici, no?

El avituallamiento, bien organizado, rápido en la entrega y suficiente para los que habíamos hecho y para lo que nos quedaba por hacer. Buen detalle lo tener el pack de avituallamiento individualizado. Es más rápido de entregar y recoger, y evita aglomeraciones.

Breve parada, ya sabéis, evacuar un poco, comer y beber otro poco, y otra vez a la bici.

De nuevo, entre viñedos salimos de la Bodega Constancia y nos fuimos rumbo a Cebolla, pasando por Cerralbos e Illán de Vacas. Tuvimos que hacer un poco de gymkana urbana y cruzar algunas carreteras e incluso una vía férrea, pero todo muy controlado por parte de la organización. La gente que se conocía el recorrido avisaba con antelación de las curvas, cruces y posibles elementos o zonas peligrosas y sin problemas íbamos haciendo los km marcados. Yo, me busque a un par de figuras que eran de la zona  y les iba preguntando sobre lo que nos esperaba, y me avisaron de una leve subida para que estuviera atento, porque fue allí donde si note más apretón del grupo delantero. Se fueron por delante unos quince valientes y tuve que aplicarme para cogerlos, vamos que tuve que hiperventilar un rato, pero la verdad es que con la referencia de sus luces, siempre parecía que estuvieran cerca, pero me costó un poco cogerlos. Y nada, enseguida entramos de nuevo a Cebolla, encaramos la entrada del campo de fútbol y allí estaba la meta. La gente esperándonos entre aplausos, creaban un ambiente realmente entrañable.

Había un olorcito a barbacoa muy agradable y un ambiente de fiesta increíble. Como en el avituallamiento, enseguida te entregan el pack regalo según entras, te diriges a recoger tu cena y como vienes con hambre y sed, te instalas por donde puedes a dar buena cuenta del menú. Todo rápido y sin aglomeraciones. Muy eficaces y muy bien organizado.

Después, ducha en los vestuarios para refrescarte y quitarte el polvo, recoger los trastos y a disfrutar del ambiente. Charla, saludos y a comentar la marcha una y otra vez.

En definitiva, una jornada realmente agradable. Contento porque volvíamos a casa sin incidencias, feliz con las sensaciones de la bici de 29″, como se desliza de bien por los caminos y encantado de participar en un evento tan bien organizado que bien mereció que nos desplazáramos hasta allí. Me parece ideal para pasar una jornada con familiares y amigos.

Felicidades y enhorabuena a Josu Mondelo, a su padre y a su chica por su amabilidad, a toda la gente de la organización por su disposición y buen hacer, y por supuesto, a las administraciones que colaboran y facilitan que la prueba salga adelante, y a todos los patrocinadores, porque sin todos ellos no podríamos disfrutar de nuestra pasión por rodar y rodar en bici.

Nos vemos el año que viene, sin dudarlo.

CONSIGUE TU FOTO de la II MARCHA NOCTURNA DE CEBOLLA  gratis haciéndote fan de www.facebook.com/serijel y www.facebook.com/iberobike y etiquetándote en tu foto. Envía un mensaje a través de nuestro facebook diciendo el número de foto y tu dorsal. También puedes conseguir tu foto impresa en papel fotográfico si lo deseas por solo 5 € consigue tu foto en tamaño poster 35 x 50.

:: GALERÍA CON MÁS DE 500 FOTOS