Entonces, ¿Tadej Pogacar es el diablo por atacar cuando Roglic se cae de la bicicleta?

Con tantas caídas, de muchos grandes nombres, la carrera no puede esperar, y menos en una etapa de adoquines.

13886
Entonces, ¿Tadej Pogacar es el diablo por atacar cuando Roglic se cae de la bicicleta?
Primoz Roglic tuvo una caída a unos 30 km de meta en la etapa de los adoquines. Al esloveno se le salió el hombro y al parecer se lo colocó el solo antes de volver a subirse a la bicicleta.

Uno de los momentos que más ha dado que hablar de la etapa de los adoquines del Tour, ha sido el ataque de Tadej Pogacar poco después de la caída de Primoz Roglic.

Si viste la etapa en directo o el resumen de la misma, el cual puedes ver desde aquí, habrás observado que de todos los favoritos, el único que fue prácticamente toda la segunda mitad de carrera en los tres primeros puestos de cabeza, fue Tadej Pogacar.

Que yo recuerde, nunca antes había visto algo similar.

Tadej Pogacar se valió por si solo para estar delante en toda la carrera, sin ayuda de nadie

Justo a mitad de carrera, a unos 80 kilómetros de meta, comentaban los famosos adoquines.

11 tramos de diferentes longitudes y dificultada.

Todos los equipos con un favorito para luchar por la general, arropaban a sus corredores.

Todos menos uno, el más fuerte de los dos últimos años, Mr. Tadej Pogacar.

El esloveno del UAE, mucho antes de llegar a estas zonas complicadas del recorrido, ya se encontraba en cabeza del pelotón, nunca más atrás del quinto puesto.

Repetimos, solo.

Las caídas, averías, despistes y decepciones, son comunes en este tipo de recorridos con adoquines

Aquí se está jugando el Tour de Francia, no hacer amigos.

Si Pogacar evitó las caídas rodando en cabeza y mirando siempre al frente (la suerte también influye), fue por decisión propia.

La carrera no se iba a parar, ni por la caída de Wout van Aert, ni por la de Primoz Roglic, ni la de Peter Sagan, ni muchas otras que ocurrieron que ni llegamos a ver.

El único que tiraba en los últimos compases del grupo de perseguidores era Tadej Pogacar, el resto, tampoco esperaba, pero no tenían más fuerzas.

Al Tour de Francia se va a ganar, no para hacer amigos

En ese momento, el del UAE Team Emirates, viendo que Jasper Stuyven, del Trek Segafredo se marchaba en busca de la victoria de etapa, se puso a rueda como pudo.

Al Tour se va a ganar.

Si Pogacar Pincha o se cae, nadie le va a esperar.

Y el ejemplo más claro, es que su equipo, el Jumbo Visma, no esperó a Roglic (salvo Laporte), ayudando únicamente a Vingegaard.

Las etapas de adoquines son un sálvese quien pueda.

Por eso los comentarios sobre que Tadej Pogacar no esperó a Primoz Roglic y atacó, aunque válidos como cualquier otro, carecen de forma de ser, ya que la carrera sigue, con o sin los caídos.