El truco de bajar a la mitad la tija telescópica en las bicicletas eléctricas

294
l-truco-de-bajar-a-la-mitad-la-tija-telescopica-en-las-bicicletas-electricas
Manejar y controlar una bicicleta eléctrica no es complicado, aunque hay algunos trucos que nos pueden facilitar mucho las cosas.

En realidad es un truco sencillo o consejo, que en cualquier bicicleta con tija telescópica o tija pija se puede realizar para mejorar el control de la bici, aunque con las ebikes o eléctricas es casi primordial en según que situaciones.

Principalmente pensadas para mountain bike, ya que son las que utilizan más este tipo de tijas, sobre todo en Enduro y Trail, aunque ya hemos visto que cada vez más las bicicletas de XC las incorporan, añaden algo de peso y un mando más en el manillar (salvo las mecánicas con la palanca bajo el sillín).

Pero la comodidad y seguridad de descender, sobre todo a gran velocidad o cuando el terreno se inclina bastante, compensa y mucho ese pequeño lastre añadido.

El truco de bajar la tija a la mitad no es precisamente para descender

Con las bicicletas eléctricas surgen un sin fin de nuevas oportunidades, tanto positivas como negativas.

Para lidiar con estas últimas y ponerlas a nuestro favor, existen algunos pequeños trucos, incluso material específico para ebikes, como pueden ser sillines, cubiertas o zapatillas.

Pero nos vamos a centrar en lo que es «gratis» o a coste cero si ya tienes una bici con pedaleo asistido.

Con una bicicleta eléctrica podremos subir por senderos y caminos que antes ni tan si quiera nos plantearíamos intentar

Aunque se complique la cosa, la ayuda que nos proporciona el motor nos permite subir por rampas y caminos sinuosos, incluso con pequeños cortados, raíces y rocas sueltas, por poner algunos ejemplos, pero claro, hay que saber domar a la bestia.

En la mayoría de ocasiones basta con coger aire, pedalear con fuerza y agilidad justo antes de que se presente el problema, y con la misma inercia adquirida y un poco de pedaleo intentando no golpear con los pedales en los obstáculos, lo pasaremos sin mucha complicación.

Muchos ciclistas «eléctricos», para ganar en estabilidad y control, suelen bajar un poco la tija telescópica cuando se encuentran con estas dificultades.

Además de bajar el centro de gravedad, nos permitirá absorber los grandes baches igual que bajando

Las tijas hidráulicas permiten dejar la altura del sillín a nuestro gusto, es decir, no tiene que estar siempre arriba del todo o abajo del todo, podemos dejarla a la mitad si queremos o a tres cuartos.

Realizando este pequeño truco, bajaremos el centro de gravedad un pelín, y si la cosa se complica de tal manera que nos toca poner pie a tierra, seguramente lleguemos con los pies al suelo sin bajarnos del sillín.

En esos momentos de tensión, con el empuje del motor y una pedalada poco uniforme (como el terreno), la bicicleta se puede descontrolar. Ganar un segundo o estar más cerca de tierra firme nos puede salvar de algún que otro trompicón.

Al igual que cuando bajamos, al ir más rápido que con una bicicleta convencional subiendo, si el sillín nos golpea en el trasero o tenemos que movernos de un lado a otro para mantener el equilibrio, bajarlo un poco hará que este no nos desestabilice y evitaremos más de una caída.

Claro está que pedalear con el sillín bajo no es lo más recomendable ni lo más cómodo, pero como decimos, es para momentos puntuales donde el camino tiene algún tramo muy complicado.

Una vez superado este, volvemos a subir la tija telescópica y seguimos pedaleando igual que siempre.

También decir que no a todos les funciona, pues al cambiar la forma de pedalear y hacer fuerza cuando vamos sentado sobre el sillín, muchos ciclistas pierden «su norte» y se descontrolan.

Pero todo es probar y ver si realmente subimos más seguros los tramos complicados o si en verdad no nos hace falta ese punto extra de seguridad.

Por cierto, el truco también es aplicable a las bicicletas convencionales sin motor, aunque en menor medida.