El presidente de un club ciclista acusado de dopaje mecánico en una competición de cronoescalada

No es el primer caso de dopaje mecánico descubierto en una prueba ciclista amateur.

934
El-presidente-de-un-club-ciclista-acusado-de-dopaje-mecanico-en-una-competicion-de-cronoescalada-73-anos-edad
El ciclista de 73 años de edad, marcó del décimo segundo mejor tiempo de la prueba, lo que levantó las sospechas de muchos participantes. - Imagen de archivo

La subida al Col du Bénas, una cronoescalada de 10 kilómetros, estuvo marcada por las sospechas de dopaje mecánico de uno de los participantes.

Los organizadores, al ver el tiempo y la posición de dicho ciclista, comenzaron a sospechar que tal hazaña no era posible a su edad.

El sospechoso en cuestión, se trataba de un ciclista de 73 años de edad, presidente del club ciclista local.

El ciclista de 73 años, marco el décimo sexto mejor tiempo a solo tres minutos del vencedor

La décimo segunda edición de la subida al Col du Bénas, en la región francesa de Auvergne-Rhône-Alpes, tuvo una participación de 112 ciclistas.

Entre ellos estaba el prescindente de un club local, quien terminó la ascensión de 10 kilómetros en 25 minutos y 31 segundos, tan solo tres minutos menos que el vencedor de la prueba.

Tras cruzar la línea de meta, varios ciclistas participantes que se vieron doblegados por el «abuelete», se quejaron a la organización de que no era posible tal proeza.

El ciclista de 73 años de edad tenía un motor escondido en el buje trasero de su bicicleta de carretera

El organizador de la prueba, tras hablar con los participantes, se dirigió hacía el «acusado».

Este negó los hechos, pero el tiempo realizado era más que sospechoso.

Los organizadores, al ir a comprobar la bicicleta de carretera del ciclista, encontraron el motor oculto en su rueda trasera.

El ciclista no le quedó más remedio que confirmar los hechos, pero dio sus razones, que fueron reflejadas en el diario francés Le Dauphiné Libéré:

Cometí un error, lo admito, pero lo hice a sabiendas. Además, las reglas del evento no mencionan la prohibición del uso de bicicletas eléctricas

Ciclista de 73 años de edad

Según este jubilado de 73 años, colocó un motor en su bicicleta tras sufrir el pasado año un paro cardiaco.

Además, afirmó que el reglamento de la prueba no decía nada sobre el uso de bicicletas eléctricas.

Para poder continuar con su afición, la ayuda del motor le permitía hacerlo.

Los organizadores de la prueba comunicaron su sorpresa, pues la subida al Col du Bénas se trata de una competición ciclista donde no hay premios, solo el medirse al resto de ciclistas.

No es el primer ciclista amateur acusado de dopaje mecánico, como vimos con este otro, el cual ganó una prueba de Gran Fondo hace solo unas semanas.