El MMR-Spiuk CX Team se estrena en Copa del Mundo

56

Javier Ruiz de Larrinaga

El miércoles entrenaron sobre el Oude Kwaremont, Paterberg y otros muros del Tour de Flandes; y ayer, viernes, en el Cauberg, símbolo de la Amstel Gold Race. Javier Ruiz de Larrinaga y Aida Nuño (MMR-Spiuk CX Team) disfrutan de la primera experiencia internacional de esta campaña y se hallan ya instalados en Valkenburg, donde este domingo tendrá el primer round de la Copa del Mundo UCI de ciclocross, (13.30h féminas, 15h hombres elite; directo UCI Channel). Un circuito en el sinuoso corazón de Limburgo que Larrinaga, veterano, conoce como la mayoría del calendario, pero en el que Nuño debuta.

 «Más que guardar fuerzas porque no tuviésemos un programa de entrenamientos exigente para la semana, pues hoy y otros días sí que ha tocado apretar un poco más, se trata de controlar los esfuerzos porque el punto clave de la temporada, y con ello el entrenamiento más intenso, viene dentro de algunas semanas», explica Aida de modo más técnico sobre el desarrollo de la semana, en la que no compitió -al contrario que Larrinaga- en Ardooie.

aida nuño

 «De Valkenburg sí sacaremos algunas primeras conclusiones; ante todo, ver en qué lugar estamos exactamente y por dónde puede caminar este inicio de temporada. Van a estar todas las importantes, y de hecho somos casi los mismos inscritos en chicas(50) que en chicos (55), con lo que será un buen punto de referencia y habrá que tener cuidado en puntos como la salida. No conozco el circuito -Larri y ella probarán el trazado a lo largo del día de hoy- pero Javi sí me ha avisado que es bastante rápido. No podemos tomar el resultado de Ronse como referencia, pero sí que te da ilusión y ganas de hacerlo bien en la primera Copa del Mundo».

Tras las dos pruebas disputadas ya en terreno belga, Larrinaga confía en que las sensaciones tenidas en ambas le lleven al lugar correcto: «No sabemos todavía a qué puesto podemos aspirar, pues es la primera vez que los top-50 tienen derecho automático a correr y hay hasta trece belgas inscritos. Valkenburg es un circuito raro: rápido, a la vez corto y con algunas zonas complicadas. Hay que tener mucho cuidado con la salida, no cometer errores y tratar de aguantar fuertes toda la carrera. Ayer acusé una salida muy fuerte durante la segunda vuelta, aunque luego me pude rehacer, lo que demuestra que la condición es cada vez mejor».